jueves 19/5/22
                      El presidente de Andalucía, Juanma Moreno. CARLOS BARBA
El presidente de Andalucía, Juanma Moreno. CARLOS BARBA

El presidente andaluz, Juanma Moreno (PP), ha pulsado este lunes el botón electoral cinco meses antes del fin de la legislatura, con el argumento de la crisis económica y la falta de un presupuesto, y ha fijado para el 19 de junio unos comicios que también supondrán el primer gran test para Alberto Núñez Feijóo.

Serán unas elecciones andaluzas con marcado perfil nacional, ya que permitirán calibrar, en una comunidad con 8,5 millones de habitantes, si hay erosión en el PSOE de Pedro Sánchez, cómo ha quedado el PP de Feijóo tras la renovación de hace unas semanas, o hasta dónde está subiendo Vox, aunque con los matices autonómicos.

Moreno, que siempre ha asegurado que su deseo era agotar la legislatura hasta final de noviembre, apuesta por avanzar los comicios a junio, en lo que para él es sólo «un adelanto técnico», con el justificante de la difícil situación económica y la necesidad de que tras el proceso electoral se puedan aprobar unos presupuestos para 2023, ya que las cuentas actuales están prorrogadas.

El presidente de la Junta pone fecha al fin a lo que ya había confirmado este fin de semana y que dejaba entrever en las últimas fechas, las elecciones de junio, después del cambio de discurso que se ha producido en abril, cuando se empezó a incluir el justificante de la situación económica para abrir el camino al adelanto.

La convocatoria, que es potestad única del presidente de la Junta, se hace sin el aval de Ciudadanos, su socio de Gobierno, ya que el vicepresidente y líder de la formación naranja, Juan Marín, siempre ha abogado por agotar la legislatura y ha defendido que no era razonable adelantar unas elecciones en esta situación económica.

Sin embargo, esta convocatoria difiere de las de la Comunidad de Madrid o Castilla y León, ya que la sintonía entre ambas formaciones ha sido la tónica y ambos destinarán sus esfuerzos en la campaña a defender la gestión del Ejecutivo bipartito.

Moreno ha empleado varias semanas como «periodo de reflexión» sobre cuándo convocar las elecciones, en junio o en otoño, y se ha querido armar de razones con diferentes reuniones con representantes de instituciones económicas para dar sustento a la convocatoria.

Sin embargo, la oposición considera que únicamente busca un interés electoral y no se cree los argumentos que esgrime el presidente de la Junta, al que acusan de construir un relato a su antojo para justificarse.

Hasta las últimas semanas en las filas de los populares había cierta división sobre cuándo había que convocar. Por supuesto, también en el Gobierno, donde las consejerías naranjas del Ejecutivo querían agotar el mandato que iniciaron tras las elecciones de 2018. Sin embargo, en los últimos días era ya un secreto a voces que la legislatura llegaba a su fin, como el propio Moreno dijo. Marín lo ha intentado evitar, pero la amistad que une a ambos dirigentes no ha sido suficiente para parar el adelanto.

Moreno adelanta las elecciones al 19-J y fija el primer test para Núñez Feijóo
Comentarios