miércoles 2/12/20

Los Mossos cargan en el segundo día de protestas contra los manifestantes

agencias | barcelona / madrid


La segunda jornada de protestas contra las condenas del Tribunal Supremo a los líderes del procés dio lugar a nuevos enfrentamientos entre los Mossos d’Esquadra y manifestantes independentistas de los CDR que se habían concentrado en los aledaños de la sede de la Delegación del Gobierno en Cataluña.


Después de las cargas policiales del lunes durante la movilización independentista que colapsó los accesos al aeropuerto de El Prat, los incidentes se reprodujeron ayer, ante las sedes de las delegaciones del Gobierno en las cuatro capitales de provincia catalanas, especialmente en Barcelona.


Si en la jornada del lunes en el aeropuerto las movilizaciones fueron promovidas principalmente por la plataforma Tsunami Democràtic, ayer fueron los CDR los que lideraron las protestas en la calle, con la consigna de «romper la normalidad».


Los Mossos d’Esquadra cargaron en los alrededores de la Delegación del Gobierno en Barcelona contra los manifestantes, que lanzaban botellas, palos y petardos a los agentes que blindaban la zona, en un clima de alta tensión.


Fuentes de la policía autonómica señalaron que se vieron obligados a actuar ante las presiones de grupos violentos que habían llegado a romper el cordón policial, para recuperar el espacio perdido.


Desde poco antes de las 19.30 horas, miles de manifestantes se fueron congregando en la calle Mallorca a la altura de Pau Claris con la intención de llegar a la Delegación del Gobierno, siguiendo las instrucciones de los CDR.


El dispositivo habilitado por los Mossos hizo imposible que los manifestantes llegaran a la Delegación del Gobierno y se quedaron frente a las vallas que blindan el perímetro.


Un grupo de manifestantes prendió en la calle Mallorca una hoguera, utilizando cartones y muebles que recogieron de los alrededores y que separó la línea de los efectivos de los Mossos del grueso de los participantes en la protesta.


Más tarde, los Mossos llevaron a cabo cargas de mayor intensidad contra los manifestantes congregados en los alrededores de la Delegación del Gobierno, provocando estampidas de personas y elevando la tensión en el Eixample, donde la policía había detenido al cierre de esta edición a tres personas.



Prórroga del despliegue


El Ministerio del Interior amplía al menos hasta el 1 de noviembre el dispositivo de antidisturbios de la Policía Nacional y la Guardia Civil en Cataluña. El departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska tenía previsto iniciar el repliegue el próximo viernes, aunque siempre fue una fecha muy provisional. Pero, habida cuenta de la situación de disturbios vivida el lunes y el martes, ha decidido prorrogar el despliegue.

Los Mossos cargan en el segundo día de protestas contra los manifestantes