lunes 6/12/21
Policías nacionales montan guardia ayer, en Linares. CARLOS CID

El hombre agredido por dos policías fuera de servicio en Linares (Jaén, Granada) tiene el rostro desfigurado, fractura de nariz y una fisura en la córnea por la paliza sufrida. Los vídeos de la agresión a Carlos M. A. corrieron como la pólvora e indignó a los vecinos, que salieron a las calles el sábado por la tarde, cuando estaba previsto que se tomase declaración a los dos policías arrestados el viernes. Una multitud de personas comenzaron a congregarse en el juzgado para protestar.

El juez, en vista de lo que ocurría, decidió tomarle declaración a los detenidos por videoconferencia para preservar el orden público, así que los acusados fueron trasladados a Jaén capital para declarar desde la comisaría provincial, que tiene una sala habilitada para ello.

Tras ellos se fue la gente, hasta la comisaría de esta ciudad, derribando contenedores y arrancando señales de tráfico como se observa en diferentes vídeos difundidos por redes sociales. Durante el motín dañaron vehículos y arrojaron objetos a los agentes de la Policía Nacional, que tuvieron que formar en la calle y realizar disparos disuasorios al aire para evitar que los violentos se acercasen al edificio.

Por la noche, cuando actuó la Unidad de Intervención Policial (UIP) hubo 14 detenidos, entre ellos dos menores de edad. A lo largo de la madrugada, sin embargo, quedaron en libertad provisional todos los vecinos de Linares arrestados, aunque la Policía Nacional ha abierto una investigación para identificar a los promotores de los hechos delictivos que dejaron a 20 agentes heridos «de diversa consideración». El que se encuentra peor es el funcionario que fue atropellado por una moto. El gobierno local ha calculado que los daños materiales que provocaron en el mobiliario urbano, vehículos estacionados en las calles y locales comerciales podrían alcanzar los 30.000 euros.

El Juzgado de Instrucción número 3 de Linares (Jaén), en funciones de guardia este fin de semana, decretó prisión preventiva a los dos policías detenidos por su implicación en la agresión a Carlos M. A. Aunque quizás lo que más indignara a los vecinos de Linares fuera el golpe en el rostro que uno de ellos propinó a una menor de 14 años, hija de la víctima, que trató de impedir que la paliza siguiera, una vez que su padre ya había sido derribado.

Los arrestados son un subinspector y un agente de la Policía Nacional. Ambos estaban fuera de servicio. En el material audiovisual difundido se ve cómo empiezan a dar golpes y empujones en plena calle a su víctima, que acaba cayendo al suelo.

La niña agredida «sufrió una fisura en el brazo y tiene ojo inflamado», según su tío, que fue testigo de los hechos. ¿El motivo de la brutal agresión? Carlos M. A. «chocó» con uno de los policías en la puerta del establecimiento y, a pesar de que las personas que estaban presentes llevaron lejos al policía para que se calmara, volvió y, entre él y su compañero, golpearon al hombre incluso en el suelo.

Motín popular en Linares por la paliza de dos policías a un vecino y su hija