domingo. 29.01.2023

El presidente del Gobierno ha promovido al tribunal que vela por la constitucionalidad de las leyes españolas a Juan Carlos Campo, un ‘sanchista’ de primera hora que, hasta su salida del Gobierno sustituido por Pilar Llop, tuvo en sus manos dos medidas de carácter jurídico con una muy relevante proyección política: los indultos a los políticos catalanes presos por el ‘procés’, con Oriol Junqueras a la cabeza, y la reforma del delito de sedición.

Fue Juan Carlos Campo quien diseñó las medidas de gracia concedidas hace año y medio a los líderes del independentismo encarcelados por la intentona rupturista de 2017. De hecho, sus apenas 18 meses con la cartera de Justicia en sus manos fue tiempo suficiente para el prolijo diseño de la medida de gracia a los líderes separatistas y para a continuación verla materializada en su salida de prisión: el cese del ministro se hizo efectivo el 12 de julio de 2021 con la remodelación en bloque que realizó el presidente del Gobierno de su Ejecutivo y la salida de prisión de los políticos catalanes se consumó el 23 de junio previo.

También fue el futuro magistrado del Tribunal Constitucional quien dejó preparada la posible modificación de la sedición. Finalmente, y sobre este último cambio legislativo, Pedro Sánchez ha ido más allá de lo que en apariencia había ultimado su exministro al proceder no ya a una rebaja del delito por el que fueron condenados los secesionistas catalanes, sino a su derogación.

Lo que sí dejó pendiente, y aún continúa así con su sucesora en el cargo, fue la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Tras su salida del departamento ministerial, Campo regresó a la Audiencia Nacional donde, por su pasado en política, tuvo que apartarse en causas o piezas con un trasfondo político; la traba que sufrirá también a todas luces, en el TC.

Sin ser de inicio un ‘sanchista’ pata negra, sí se decantó por el hoy presidente del Gobierno en la disputa con Susana Díaz. Esta toma de partido le costó quedar marginado de las listas para las generales de 2015, pero Sánchez impuso que fuera incluido en la candidatura por Cádiz.

El muñidor de los indultos y de la reforma de la sedición
Comentarios