martes 19/1/21

Los narcos crean una conservera para transportar droga a Lituania

La Guardia Civil desarticula la banda criminal que enviaba estupefacientes en latas de tomate
Los narcotraficantes tenían una plantación de marihuana. ULISES RUIZ BASURTO
Los narcotraficantes tenían una plantación de marihuana. ULISES RUIZ BASURTO

La Guardia Civil ha desarticulado en la Costa del Sol una de las más importantes y activas organizaciones criminales del norte de Europa dedicada al tráfico internacional de droga, y para evadir el estado de alarma crearon una conservera que les garantizaba los transportes por carretera a Lituania.

En la operación han sido detenidas tres personas y hay otra investigada, todas ellas de nacionalidad lituana, los cuales enviaban a su país periódicamente importantes cantidades de hachís y marihuana que ellos mismos cultivaban, ocultas en latas de tomate en conserva, según ha informado la Guardia Civil.

Las investigaciones se iniciaron en marzo, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de la existencia de un grupo de ciudadanos lituanos asentados en la Costa del Sol, que podrían estar enviando diversos tipos de droga tanto a su país de origen como a otros colindantes de la antigua Unión Soviética.

Tomates en conserva

Los integrantes de la organización habían conseguido mantener su actividad ilícita entre España y Lituania, mediante la creación de una empresa ficticia de alimentación, concretamente de elaboración y envasado de tomates en conserva. De esta manera tenían garantizado el poder saltarse todas las restricciones de movilidad y confinamiento impuestas por las autoridades, así como el asegurarse el envío de estupefacientes al norte de Europa por vía terrestre.

La organización había establecido una importante infraestructura logística en la Costa del Sol y contaban con un chalet de grandes dimensiones ubicado en una zona residencial de alto nivel adquisitivo en la localidad de Mijas (Málaga).

En el sótano de ese inmueble ocultaban una sofisticada plantación de marihuana con gran capacidad de producción en cortos periodos de tiempo, y en el momento de la intervención la Guardia Civil incautó más de 700 plantas.

La vivienda también era utilizada como una fábrica de envasado de conservas, donde tenían maquinaria de gran valor industrial y numerosas herramientas para el sellado y cierre de las latas de tomate tras introducir en su interior la sustancia estupefaciente.

Para ello adquirían previamente las latas vacías y sus correspondientes etiquetas, que correspondían a una marca de tomate totalmente legal y ajena a estas actividades. Una vez que la droga se encontraba oculta en el interior de las latas eran trasladadas como medida de seguridad hasta un trastero de alquiler ubicado en un polígono industrial de Málaga, al que accedían los camiones lituanos con los que contaba la organización para transportar la droga, sin llamar para nada la atención. Los detenidos fueron sorprendidos in fraganti el Viernes Santo mientras cargaban en un camión lituano un palet de latas de tomate en conserva, que, una vez inspeccionados por los agentes, ocultaban en su interior 200 kilogramos de hachís.

Los narcos crean una conservera para transportar droga a Lituania