viernes 26/11/21

La nube de ceniza que escupe el volcán Cumbre Vieja de La Palma obligó ayer a cancelar la mayoría de vuelos previstos en el aeropuerto de la isla, que por ahora continúa abierto, mientras la erupción iniciada hace casi un mes no da signos de remisión.

Tras suspender sus vuelos de la mañana, la compañía aérea Binter comunicó finalmente que «la evolución de la nube de ceniza procedente de la erupción volcánica de La Palma obliga a mantener el cese temporal de los vuelos con la isla hasta mañana domingo». La gestora de los aeropuertos españoles Aena mantuvo, sin embargo, operativo el de La Palma, según fuentes de la compañía, aunque 30 de los 34 vuelos previstos para el sábado fueron cancelados.

Ayer, la isla volvió a temblar y registró cerca de cuarenta terremotos, entre ellos el de mayor magnitud desde el inicio de la erupción —de 4,6 grados—, localizado al suroeste del municipio de Villa de Mazo, a las 05.41 horas, a 37 kilómetros de profundidad, según informó el Instituto Geográfico Nacional.

En cuanto a la nueva boca eruptiva que se abrió el viernes al sureste del volcán, hasta el momento sólo ha expulsado ceniza y en las últimas horas de ayer disminuyó su actividad. Las coladas situadas al sur de la montaña de La Laguna continúan avanzando y ya se encuentran a apenas trescientos metros de la costa.

Respecto al dedo de lava que se separó de esta colada, el director técnico del Pevolca, Rubén Fernández, informó ayer de que ha terminado por destruir el campo de fútbol de La Laguna y continúa avanzando a un ritmo lento.

La erupción en esta pequeña isla de 85.000 habitantes, la primera en 50 años, no ha causado ninguna víctima pero sí ha dejado graves daños y provocado la evacuación de alrededor de 7.000 personas, algunas de las cuales perdieron todas sus pertenencias bajo la lava.

Las coladas de magma ardiente han arrasado ya 736 hectáreas y han destruido 1.826 edificios en la isla, no todos viviendas, según el último recuento del sistema de medida geoespacial Copernicus.

La nube de ceniza del volcán de La Palma obliga a suspender casi todos los vuelos