sábado 04.07.2020

La oposición de derechas une votos para acorralar a Sánchez por su pacto con Bildu

PP, Vox y Ciudadanos llevan al Congreso la polémica por la reforma laboral y obligan a posicionarse a los ministros
DL25P35F2-18-31-59-7.jpg
DL25P35F2-18-31-59-7.jpg

La oposición desplegará este miércoles en el Congreso una batería de preguntas para que tanto Pedro Sánchez como sus ministros se pronuncien sobre el acuerdo sellado la semana pasada con EH Bildu para derogar la reforma laboral de 2012 a cambio de que la izquierda abertzale se abstuviera en el debate sobre la prórroga del estado de alarma. Un pacto con derivadas en el terreno político y el económico que el PSOE se apresuró a suavizar y que ha obligado al Ejecutivo a un esfuerzo adicional por sofocar el incendio.

El texto firmado por PSOE, Unidas Podemos y EH Bildu recogía el compromiso de derogar «de manera íntegra» el cambio normativo que impulsó el Gobierno de Mariano Rajoy. Además, abogaba por hacer efectiva la reversión antes de que finalicen las medidas extraordinarias por la crisis del coronavirus. Los socialistas, sin embargo, matizaron el contenido horas después de que el miércoles se conociera el acuerdo y apostaron por una fórmula genérica que sustituía la determinación de anular la integridad de la reforma por la voluntad de recuperar «los derechos laborales arrebatados».

PP, Vox y Ciudadanos, sin embargo, incidirán en la textualidad del pacto, después de que se hayan puesto de manifiesto las diferencias de criterio entre el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, partidario de la derogación total, y la vicepresidenta de Asuntos Sociales, Nadia Calviña, que considera «absurdo y contraproducente» poner sobre la mesa el debate en el actual contexto.

El líder de los populares, Pablo Casado, preguntará a Pedro Sánchez si «va a derogar de forma íntegra la reforma», mientras el portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal, y la secretaria general de Vox en el Congreso, Macarena Olona, se dirigirán con formulaciones similares a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Los populares, además, pondrán el foco en algunos de los frentes abiertos y se interesarán por el diálogo social tras el malestar de la CEOE y por cómo repercute el pacto en las negociaciones con la Unión Europea.

El acuerdo ha puesto además de manifiesto las dificultades del Gobierno para tejer una red estable de apoyos parlamentarios. La geometría variable que aplica el Ejecutivo, y que consiste en pactar con unos u otros según la iniciativa, molesta a los socios de investidura. Esquerra, en concreto, desconfía del acercamiento a Ciudadanos para salvar las dos últimas prórrogas del estado de alarma, pese a que los republicanos decidieron votar en contra. También el PNV ha pedido últimamente a Sánchez que clarifique sus alianzas. Será Gabriel Rufián quien pregunte al presidente del Gobierno «cómo tiene planteada la legislatura». Mientras, EH Bildu se dirigirá a Iglesias en el pleno: «¿Mantendrá el escudo social tras el estado de alarma?».

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha defendido que el estado de alarma es «el único instrumento» para garantizar la «no movilidad» de las personas y evitar así los contagios, por lo que ha considerado que no se deben introducir «otros debates» en esta cuestión.

Puig se ha referido así tras la reunión de los presidentes autonómicos con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al acuerdo alcanzado por el Gobierno con Bildu para derogar la reforma laboral a cambio de su abstención a la prórroga estado de alarma.

La oposición de derechas une votos para acorralar a Sánchez por su pacto con Bildu