viernes 27/5/22
Polémica

«’Pa la saca’»: los comisionistas de Madrid se jactaron de su pelotazo con la pandemia

Los 1.200 folios del sumario desnudan el supuesto saqueo al Ayuntamiento con la venta amañada de material anticovid
                      JUAN CARLOS HIDALGO
JUAN CARLOS HIDALGO

Son más de 1.200 páginas plagadas de engaños, tejemanejes, cifras estratosféricas, coches de lujo, comentarios frívolos e interrogatorios surrealistas en los que los imputados incluso se creen merecedores de «medallas» por sus supuestos servicios desinteresados a la sociedad. Es el sumario completo del pelotazo que protagonizaron Luis Medina y su socio, Alberto Luceño, estafando presuntamente al Ayuntamiento de Madrid al venderle material sanitario de «ínfima calidad» a precios desorbitados en la primavera de 2020. Corrían las semanas más duras de la pandemia en España, donde cada día morían cerca de un millar de personas contagiadas.

La celebración del dinero

Euforia en estado puro por haber dado el golpe económico de sus vidas. El correo electrónico data del 30 de marzo de 2020, en pleno confinamiento estricto a raíz del estado de alarma. «’Pa la saca’» (sic), escribe Luceño minutos después de que el Ayuntamiento realizara la transferencia para pagar los contratos de cerca de 14 millones de euros a fin de dotarse de mascarillas, test y guantes. «Bien!!!», le responde casi de inmediato el hijo de Naty Abascal. Al día siguiente, según recoge la investigación judicial, los dos imputados recibieron sus comisiones. Unos cinco millones para Luceño y casi un millón para Medina.

La carta del alcalde

El sumario recoge una misiva de agradecimiento personal del alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, a los dos comisionistas por su «donación muy generosa». La carta está fechada el 2 de abril de 2020, tres días después de que el hermano del duque de Feria y su amigo se embolsaran sus comisiones. Almeida agradece la donación de 238.000 mascarillas y alaba el supuesto altruismo a pesar de saber que no se trata de un regalo a cambio de nada. «Este tipo de colaboraciones resultan, sin duda, de gran ayuda para que la ciudad de Madrid pueda hacer frente a las necesidades derivadas de la tremenda crisis sanitaria, social y económica que vive en la actualidad garantizando las mejores condiciones de trabajo de sus profesionales», escribe el primer edil madrileño.

La existencia de esta carta contradice la versión de Almeida, quien aseguró que solo había llamado telefónicamente a Medina para felicitarle por la donación de 183.000 mascarillas, no 238.000 como apunta su escrito.

Millonario de la noche al día

Uno de los informes de Hacienda incorporados al sumario revela que Medina se hizo millonario casi de un día para otro en 2020, el año del pelotazo, multiplicando por 400 el dinero en sus cuentas. Ese ejercicio, sus once saldos sumaron 2.126.727 euros frente a los solo 5.379 que el aristócrata atesoraba en 2019, antes de cerrar los contratos con el consistorio de la capital de España o frente a sus 42.886 euros de 2018. El saldo actual es de tan solo 247, como ha revelado el instructor del caso. El juez ha pedido a las partes que propongan nuevas fórmulas para tratar de embargar sus bienes al imputado, visto el vaciamiento de las cuentas.

El Ayuntamiento, avisado en 2020

Aunque en los últimos días fuentes de la corporación madrileña han insistido en su sorpresa y desconocimiento de los detalles del escándalo, lo cierto es que el Ayuntamiento conocía esta investigación por estafa desde hace casi año y medio.

El 22 de diciembre de 2020, el fiscal que ha investigado el presunto fraude, Luis Rodríguez Sol, remitió un requerimiento al departamento que cerró los contratos —Servicios Funerarios y de Cementerios de Madrid— desvelándole las líneas maestras de las investigación. Al tiempo, pedía al consistorio la «identidad de las personas físicas que negociaron» los contratos «por ambas partes», así como los «eventuales intermediarios». En esa misiva ya se constataba la «existencia de posibles comisionistas».

Otra estafa desconocida

El sumario desvela que la institución dirigida por Martínez-Almeida fue víctima de otro engaño al margen del urdido por Luis Medina y su socio. El Ayuntamiento pagó 1,2 millones de euros para comprar medio millón de mascarillas a un intermediario de Nueva York, Philippe Haig Solomon, en nombre de la consultora ‘Sinclair and Wilde’. Sin embargo, y de acuerdo con el informe realizado por la Policía Municipal, aquellos tapabocas carecían de las «certificaciones preceptivas», ya que solo incluían documentación como si fueran simples productos «cosméticos».

Los 15 superdeportivos

Luceño se pulió buena parte de su fortuna por el pelotazo en tiempo récord, al comprar ese mismo 2020 y de forma compulsiva coches deportivos de altísima gama. El socio de Medina adquirió 15 vehículos, por encima de los 150.000 euros cada uno de ellos. Se gastó en total 2,5 millones en los superdeportivos. En un solo día, el 30 de julio de 2020, Luceño se compró cuatro automóviles de lujo pagando en efectivo, entre ellos dos Aston Martin. No obstante, la ‘joya de la corona’ fue un Ferrari Superfast valorado en 313.000 euros.

El engaño añadido de Luceño

No sólo obtuvo las comisiones millonarias, sino que pudo incurrir en un supuesto fraude a Hacienda a la hora de declararlas.

Luceño, según Anticorrupción, creó el 8 de mayo de 2020, dos meses después de cobrar por el material sanitario, una empresa para transferir a la misma 3,3 millones, imputados como «comisiones pendientes». Esa firma facturó 4,7 millones y pagó 659.000 de impuestos. Si Luceño, como era preceptivo, hubiera declarado las comisiones como IRPF, habría tenido que entregar a Hacienda más de 1,5 millones.

El primo del alcalde

El sumario incluye la grabación del interrogatorio en la sede de Anticorrupción, en Madrid, de Luis Medina el 13 de abril de 2021. El aristócrata desvela que el que le abrió la puerta del Ayuntamiento fue el primo del alcalde, cuyo contacto le pasó la directora de su antigua universidad. Fue el familiar del primer edil quien, según el imputado, facilitó el teléfono de la alto cargo que les compró el material. Medina, que dice «no tener relación» con el alcalde, contradice no obstante la versión de Martínez-Almeida, que ha vendió sosteniendo que su primo solo facilitó a los imputados un «mail genérico». El sumario destapa que durante ocho meses Luceño se intercambió mensajes con Elena Collado, la alto cargo del área de Hacienda y Personal del Ayuntamiento que le presentó el primo del regidor. El hijo de Naty Abascal sostiene que su única relación con el alcalde fue una llamada de agradecimiento y culpa a su socio de haber inflado los precios y de engañarle. «Yo me llevo menos de un 10% de comisión, que está dentro de lo normal», remata.

Material defectuoso, lo sabían

El Ayuntamiento de Madrid fue consciente desde las primeras semanas de que buena parte de los 250.000 test que le habían vendido no eran fiables. Elena Collado, responsable de la compra del material sanitario, avisó el 31 de mayo de 2021 de que estas pruebas diagnósticas no debían ser usadas y aconsejaba dejar de hacerlas a «nuestros empleados públicos», escribió en un mail. El Ayuntamieto nunca alertó de esa falta de fiabilidad.

La pretensión de una «medallita»

Luceño pretendió que el Ayuntamiento le impusiera una medalla por la supuesta celeridad en traer material desde Asia. La petición de la condecoración se la trasladó a la propia Collado . «Ahora sí que me debes una medallita, una medallita civil me vendría bien», le dijo en un audio de WhatsApp.

Parecería una broma, pero el comisionista, en su interrogatorio en Anticorrupción en abril de 2021, reiteró que, lejos de una imputación por llevarse cinco millones en comisiones, se merecería un reconocimiento público. Fue el «más rápido y el «único» —alardeó— que logró que la «mercancía» llegara en una semana Madrid.

«’Pa la saca’»: los comisionistas de Madrid se jactaron de su pelotazo con la pandemia