martes 07.04.2020

El pacto PSOE-ERC fractura al secesionismo

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, instó ayer a Esquerra a revertir el error y a rehacer la unidad del independentismo. Es la primera consecuencia del pacto entre PSOE y ERC, que el bloque secesionista está más dividido que nunca. Por primera vez en siete años desde que arrancó el procés, Esquerra ha asumido el riesgo de empezar a romper amarras con sus socios, a pesar de que todo el resto del secesionismo (JxCat, CUP, ANC y CDR) se oponen a facilitar la gobernabilidad española.

Los que más han empujado para que el acuerdo entre socialistas y republicanos saltara por los aires han sido los postconvergentes. Temen quedar relegados en segundo plano si ERC se convierte en la fuerza de referencia de Cataluña en Madrid y luego es capaz de refrendar su hegemonía en el soberanismo ganando las elecciones catalanas.

Por ello, Puigdemont trató de reaccionar al pacto apenas 24 horas después de conocerse su contenido expreso. También lo hizo Quim Torra y la posición de los nacionalistas quedó algo desdibujada. Pero Puigdemont abrió la puerta a que los postconvergentes sí participen en la negociación con el Gobierno.

El pacto PSOE-ERC fractura al secesionismo