jueves. 08.12.2022

Con perplejidad recibió la familia del pequeño Aimar la decisión de la jueza de guardia de Bilbao de dejar en libertad provisional sin ningún tipo de medida cautelar a la secuestradora. «No doy crédito que la Justicia adopte esta medida. Esta mujer puede volver a intentar llevarse a otro bebé en cualquier momento. Igual no ahora, pero sí en unos meses. Y puede que tampoco en Basurto, pero quizás lo intente en otro hospital», aseguró Pedro Castro poco después de conocer la noticia.

Arkaitz, el inspector de la Ertzaintza, había explicado a la familia con anterioridad que la raptora de su hijo recién nacido podía estar en la calle si la jueza consideraba que no existía riesgo de fuga ni de volver a repetir este delito. Por eso sabía que esta situación se podía dar, pero no por ello la comprenden ni la comparten y les duele. «No tiene sentido. Es como si yo comento un delito grave y le digo luego al juez que me toque que no lo voy a volver a hacer ni me voy a escapar de Durango y me deja en la calle. No lo entiendo», comentaba incrédulo.

Lo que sí va a solicitar esta familia tan pronto como sea posible, presumiblemente este lunes, es una orden de alejamiento para que la secuestradora de su hijo no se pueda acercar a ellos. «Aunque no creo que venga a Durango nos vamos a sentir más seguros con ella».

Los padres del bebé secuestrado en Bilbao piden orden de alejamiento
Comentarios