martes 26/10/21

La pandemia recorta la financiación autonómica al desplomarse las rentas

Los recursos no llegarán a los 113.600 millones de 2019 por un descenso en los ingresos tributarios
La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, en su despacho. JJ GUILLÉN

La financiación autonómica es objeto de debate desde hace años y no parece que vaya a cambiar. Sobre todo ahora que por la pandemia se reducirán los recursos de un sistema que la ministra María Jesus Montero quiere que se reforme desde que tomó los mandos del gabinete de Hacienda.

Esa es una de las conclusiones del último estudio de Fedea (Fundación de Estudios de Economía Aplicada), que vaticina un «ligero descenso» en los recursos del sistema de financiación autonómica en 2021 en consonancia con unas previsiones de renta que están por debajo de los niveles precovid.

El gabinete de estudios no calcula exactamente cuál será esta reducción ni a qué comunidades afectaría más, pero tiene claro que el volumen de financiación definitiva de las autonomías de régimen común (se excluye País Vasco y Navarra) no llegará a los 113.608 millones de euros de 2019, cuando experimentó un crecimiento del 4,6% respecto al año anterior.

Los datos se basan en la liquidación del sistema de financiación autonómica (SFA) de 2019 hechos públicos por el Ministerio de Hacienda, un sistema que ha ido aumentando año tras año hasta que ha llegado la pandemia. De hecho, Fedea calcula que los recursos aumentaron algo más de un 7% entre 2019 y 2020, pese a no tener aún los datos de financiación definitiva.

El informe de Fedea no deja lugar a dudas: hay comunidades que aportan un volumen de recursos mucho mayor al que reciben. Lidera la lista la Comunidad de Madrid, que con unos ingresos tributarios de 24.538 millones de euros y una financiación efectiva final de 18.538 millones, supone una diferencia de 6.000 millones. Triplica así la aportación al sistema de financiación de la segunda del ránking, Cataluña, que se deja 2.070 millones, seguida de Baleares, con un saldo negativo de 462 millones de euros.

Son datos ligeramente superiores a los del año anterior, ya que en 2018 la Comunidad de Madrid aportó algo menos de 5.600 millones al sistema y Cataluña 2.091 millones, una cantidad superior a la de 2019 pero que comparada con sus ingresos tributarios supuso un porcentaje mayor.

Recursos extra El resto de comunidades reciben más que aportan, siendo Galicia (2.137 millones), Canarias (3.515) y Andalucía (5.246) las que más fondos les llegan en comparación con sus ingresos tributarios. Así, Fedea asegura que el sistema aporta a las comunidades de menor renta recursos extra por encima de sus ingresos tributarios, por un importe de casi 19.000 millones de euros. Una cifra que se obtiene de las aportaciones de las tres comunidades con mayor renta per cápita (Madrid, Cataluña y Baleares) más otros 10.300 millones del Estado.

Estas aportaciones suponen en torno al 73% de los ingresos tributarios de Extremadura o al 31% de La Rioja. Los ingresos por esta vía es particularmente importante en Canarias, donde suponen el 109%, es decir, una cantidad mayor que el total de su recaudación.

El actual sistema de financiación autonómica recibe ingresos sobre todo de los impuestos de cada comunidad y una aportación del Estado. Esto es lo que se conoce como el Fondo de Garantía, que se reparte entre los territorios para garantizar un nivel uniforme de servicios públicos por parte de los habitantes. Además, hay que incluir el Fondo de Suficiencia Global, el Fondo de Cooperación y el Fondo de Competitividad, que se financian con recursos estatales.

La diferencia entre lo que cada comunidad obtiene de sus impuestos y lo que reciben de este sistema permite observar cuáles son las que aportan más de lo que ingresan y en cuáles ocurre al revés.

La pandemia recorta la financiación autonómica al desplomarse las rentas
Comentarios