viernes 20/5/22

El Parlamento Europeo reclamó ayer que la Unión Europea se dote de un sistema de «sanciones y contramedidas» para reaccionar ante las campañas de influencia e injerencias extranjeras, y pidió una investigación de los lazos entre el entorno del expresidente catalán Carles Puigdemont y el Kremlin.

El informe, elaborado antes de la invasión rusa de Ucrania aunque se ha votado ayer, advierte sobre una «profunda preocupación» por la cada vez más sofisticada naturaleza de las interferencias extranjeras y manipulación informativa que afectan a la Unión Europea, «un nuevo tipo de guerra» que requiere una estrategia bien financiada para proteger al bloque comunitario.

El texto recoge una mención a la necesidad de una investigación en profundidad de «los contactos estrechos y regulares entre funcionarios rusos y representantes de un grupo de secesionistas catalanes en España», revelados por el New York Times en septiembre de 2021. El mismo párrafo, que también apunta a los contactos entre el Kremlin y la campaña del Brexit, señala que estas acciones «forman parte de la estrategia más amplia de Rusia para aprovechar todas y cada una de las oportunidades para manipular el discurso con el fin de promover la desestabilización».

El Parlamento Europeo vota que se investigue las relaciones entre Puigdemont y Putin