sábado 18/9/21

«Pediría a los vocales del CGPJ que reflexionaran. Yo habría dimitido»

marga2
Margarita Robles en su despacho de ministra de Defensa. JORGE PARIS

—¿Cómo valora la situación del Consejo General del Poder Judicial? ¿Fue un error limitar sus funciones cuando caduca su mandato?
—El bloqueo sigue. Comparto esa reforma. Creo que un CGPJ en funciones no debe hacer nombramientos, porque condicionan al siguiente Consejo. Dicho esto, lo que está pasando es gravísimo: que el PP diga que no se va a renovar el CGPJ es lo mismo que decir que lo toma como rehén. Es una quiebra constitucional, porque el Consejo tiene un mandato de cinco años y cualquiera que ponga obstáculos, en este caso el PP, está vulnerando la Constitución. Hay una política de bloqueo sistemática para perjudicar al Gobierno pero no se dan cuenta de que se hace un daño gravísimo a la democracia, las instituciones, a la Constitución y a la imagen de España.


—¿Cuál es la solución? ¿La dimisión en bloque del Consejo?
—No soy quién para dar consejos a los vocales, pero creo que deberían reflexionar. Y también pido al PP que tenga sentido de Estado.


—¿Usted habría dimitido?
—Yo sí habría dimitido. Hay circunstancias en las que uno ya no puede estar en una institución que no tiene competencias, que se ha quedado sin contenido. La voluntad de servicio se puede prestar estando dentro del Consejo y fuera. Dicho esto, no me gusta dar lecciones a nadie, cada cual sabrá qué tiene que hacer. Es mi opinión personal.


—¿Por qué rechaza el Gobierno a que los jueces elijan a al menos la mitad de los vocales, como plantea la UE?

—Tenemos una ley en vigor y esa es la que se tiene que cumplir. Las leyes se pueden modificar, pero no resulta comprensible que, con un proceso en marcha desde hace casi tres años con una ley, ahora se decida que se cambian las reglas del juego. Diría más: una parte de los candidatos a vocales fueron elegidos por los jueces, y hubo un pacto de Estado donde participaron PP y PSOE, con un proceso en el que los jueces participaban. Lo del PP son excusas: no se sostienen políticamente ni normativamente.


—¿Cómo valora la renovación del Gobierno? ¿Le preocupan las encuestas?
—La única encuesta son las elecciones y lo importante es trabajar cada día. En eso estamos. No hay que vivir pendiente de las encuestas, hay que vivir pendiente del trabajo que cada uno realiza, de la voluntad de servicio a España y de la voluntad de servicio a los ciudadanos. Eso es lo único importante.


—¿Qué espera de la mesa de diálogo con el Gobierno catalán?
—Quiero una Cataluña de convivencia, donde todo el mundo respete todas las posiciones. Siempre me van a encontrar en posiciones de diálogo y encuentro. Es la Cataluña en la que creo, en la que he vivido y la mejor: la de futuro, la que dialoga y la que siempre ha sido motor de España y Europa.


—Ha habido polémica por la posible salida de la Guardia Civil de Navarra y del Ereim de Panticosa (Huesca).
—La Guardia Civil tiene una doble dependencia, en la parte militar de Defensa, y en el resto, de Interior. Supongo que todos los planes de ese ministerio serán en beneficio de la Guardia Civil. Como ministra de Defensa sólo puedo destacar el orgullo por la Guardia Civil y su trabajo.


—Josep Borrell habló de la posibilidad de una fuerza militar europea. ¿Qué opina?
—En el terreno de los principios estaría bien pero se requiere tiempo y análisis. No todos los países están de acuerdo. Sería necesario un diseño adecuado y ver si es necesario. El compromiso de España con la UE y con las misiones europeas es inequívoco.


—Como jueza, ¿cree que la lucha policial y judicial contra los delitos de odio puede verse entorpecida cuando se mezcla la lucha política?
—El trabajo policial y judicial tiene que hacerse al margen de las actuaciones políticas. Policías y jueces están comprometidos en la lucha contra los delitos de odio.


—A 20 años de los atentados del 11S, ¿qué ha cambiado? ¿A qué grandes retos de seguridad nos enfrentamos?
—El terrorismo sigue ahí, hay atentados cada día y es importante que Occidente no baje la guardia. Además, hay 25 guerras abiertas, 71 millones de refugiados y nada de todo esto nos puede ser ajeno.

«Pediría a los vocales del CGPJ que reflexionaran. Yo habría dimitido»