miércoles. 06.07.2022

Pedro Sánchez se comprometió ayer de forma solemne en el Congreso a no aprovechar la delicada coyuntura por la que atraviesa el principal partido de la oposición para adelantar las elecciones generales. La decisión fue presentada por el presidente del Gobierno durante la última sesión de control en el Congreso protagonizada por Pablo Casado como muestra de su juego limpio. En el PSOE admiten, sin embargo, que encierra algo más que generosidad con el adversario.

El viernes, cuando la tormenta que finalmente se ha llevado por delante al líder del PP apenas había empezado a mostrar su efecto devastador, Sánchez ya reveló cuál era su posición durante una rueda de prensa en Bruselas, en la que se le preguntó por el asunto. Nada de convocar elecciones. En su partido ni una sola voz ha insinuado siquiera que se equivocara.

«Los ciudadanos no toleran que se les llame a las urnas anticipadamente si no es porque la situación es claramente ingobernable y acabamos de volver a verlo en el castigo a (Alfonso Fernández) Mañueco en Castilla y León», señala un diputado con años de vuelo en la gestión de campañas electorales. «No podemos ir a elecciones —señalan también desde el núcleo duro de partido— sería visto como claramente oportunista y nadie garantiza que vayan a salir bien».

Sánchez ofreció pues una imagen de magnanimad, deseó a Casado «lo mejor» en lo personal e insistió en que no disolverá anticipadamente las Cortes. «No lo vamos a hacer porque, por mucho que ustedes se han empeñado en lo contrario - dijo a modo de alegato-, este es un Gobierno con sentido de Estado y, cuando toque, competiremos en base a nuestros méritos y no a las debilidades del adversario. Así es como entendemos el patriotismo».

Las elecciones generales, resumió, «se convocarán cuando correspondan». Esto es a finales del próximo año o a comienzos de 2024, una vez que concluya la presidencia española de la Unión Europea en el segundo semestre de 2023, como ha insinuado en alguna ocasión el propio Sánchez.

Pedro Sánchez se compromete a no aprovechar la crisis para adelantar las elecciones
Comentarios