sábado. 13.08.2022
                      La vicepresidenta Yolanda Díaz observa la intervención del portavoz de ERC, Gabriel Rufián. MARISCAL
La vicepresidenta Yolanda Díaz observa la intervención del portavoz de ERC, Gabriel Rufián. MARISCAL

La plana mayor de Unidas Podemos leyó las medidas anunciadas ayer por Pedro Sánchez como un nuevo «sí se puede». Es el «cambio de rumbo a la izquierda» por parte del PSOE que llevaban pidiendo en los últimos días como «fórmula ganadora» de cara a las siguientes generales y tras los malos resultados en las autonómicas andaluzas.

Después de una semana de tensiones marcadas por el aumento del gasto militar, la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, y la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, enterraron el hacha de guerra —aunque fuera por un día— y calificaron de «satisfactoria» la intervención del presidente.

Los morados no acudían al debate con intención de hacer fuego amigo y la consigna era mostrar lealtad para no dotar de más munición a la oposición, encantada de explotar las diferencias de la coalición. Aunque desconocían las medidas económicas y sociales que Sánchez guardaba bajo llave, en Unidas Podemos preferían esperar a escucharlas primero antes de hacer una valoración. Pero estas acabaron superando todas las expectativas, especialmente las relativas a los impuestos a los beneficios extraordinarios de banca y empresas eléctricas.

«Lo que era imposible hasta hace poco, ahora es posible. Una pequeña alegría para el país que queremos», desgranó ayer Yolanda Díaz.

Sánchez, en tono amable, intentó convencer a sus socios de que se puede invertir en defensa y justicia social al mismo tiempo. También de que «el mundo ha cambiado» y Podemos debe «apostar por la seguridad y defensa de nuestro país».

LAS TRES BALAS DE RUFIÁN

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, exhibió en la tribuna del hemiciclo tres «balas» rojas que, según dijo, fueron utilizadas por la Gendarmería marroquí para «matar» a 37 migrantes en el último asalto a la Valla de Melilla.

Rufián ha sacado una a una esas balas, durante su primera intervención en el Debate sobre el estado de la Nación, explicando que habían sido recogidas en la frontera por su compañera, la diputada María Carvalho Dantas.

La portavoz del Gobierno deslizó luego que Rufián se acercó a Sánchez para disculparse por enseñar las tres balas y le dijo que «estaba arrepentido».

Al margen de eso, pidió a Sánchez que sea «útil» y no «rácano» con las medidas anticrisis.

Podemos celebra el «giro a la izquierda» de Pedro Sánchez pero no olvida el gasto militar
Comentarios