viernes 27/5/22

La ministra de Igualdad, Irene Montero (Unidas Podemos), dijo ayer que los casos de presunto espionaje al presidente del Gobierno y otros líderes políticos ponen de manifiesto «una profunda brecha en la seguridad del Estado», por lo que «se debe ser capaz» de depurar responsabilidades políticas «hasta el más alto nivel». Preguntada por si debería dimitir la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban, sañaló, sin personalizar, que es necesario «que exista una depuración de responsabilidades políticas».

«Las informaciones sobre al espionaje a diferentes líderes y responsables públicos catalanes y al presidente del Gobierno y una ministra revelan una brecha profunda en la seguridad del Estado. Por tanto, venga de donde venga, es necesario que exista depuración de responsabilidades políticas».

Podemos exige ceses ya