jueves 22/10/20

Podemos recula y ahora no se niega a que Pedro Sánchez pacte las cuentas con Cs

Pablo Iglesias plantea al presidente que el borrador de las cuentas se pacte en casa antes de buscar apoyos externos
Cayetana Álvarez de Toledo el día que anunció que había sido cesada como portavoz. JUAN CARLOS HIDALGO

No hay en la Moncloa temores de ruptura ni se contempla otro escenario que no sea el de aprobar unos Presupuestos indispensables para que la legislatura no entre en vía muerta. Pero la negociación de las cuentas públicas supondrá una complicada tarea de conciliar intereses. El aviso de Podemos el viernes a Pedro Sánchez sobre un pacto con Ciudadanos inquietó, por rotundo, al sector socialista del Ejecutivo, que cultiva la relación con Inés Arrimadas en busca de su apoyo parlamentario.

La preocupación, sin embargo, no ha derivado en alarma. Con el paso de las horas, más que un veto a los liberales, lo que la formación de Pablo Iglesias plantea es que el proyecto se pacte entre socios de Gobierno antes de buscar los respaldos externos.

Si bien eran conocidas las reticencias de Podemos a un acuerdo con Arrimadas, nunca hasta el viernes se habían expresado con tanta contundencia.

«El PSOE sabe que con nosotros no va a contar para unos Presupuestos con Ciudadanos y confiamos en que cuide la mayoría que sustenta este Gobierno», advirtió la portavoz del partido Isa Serra. De llevar esa afirmación hasta sus últimas consecuencias, habría supuesto apostar todo a una sola suma de fuerzas políticas, la que permitió la investidura de Pedro Sánchez en enero. Una mayoría que, en los últimos meses, los de la gestión de la epidemia, ha demostrado estar menos cohesionada de lo que pudiera esperarse.

En esa fórmula entra Esquerra, ahora sometido a las presiones preelectorales en Cataluña, lo que, creen en el PSOE, encarece su apoyo a las cuentas. Y esa es, en buena medida, la razón que ha llevado a los socialistas a ampliar su horizonte de alianzas y a establecer cauces estables de diálogo con Ciudadanos, que ya negoció las prórrogas del estado de alarma y que aspira a engrasar la estrategia de los acuerdos a izquierda y derecha para apuntalar su espacio en el centro político.

No es que en Podemos no se comprendan los motivos, pero, según las fuentes consultadas, existe un temor de fondo a que la necesidad de amarrar los escaños de Ciudadanos acabe por relegar a un partido que forma parte del Consejo de Ministros.

Las declaraciones de Arrimadas y su equipo, que abiertamente se proponen neutralizar el peso de Iglesias en los Presupuestos, y el trato preferente a la formación liberal en la ronda política que Sánchez emprenderá este miércoles han puesto en guardia al socio del PSOE.

Molesta también en Podemos que Ciudadanos justifique su mano tendida a Sánchez con el argumento de que aspira a menguar la influencia de «Iglesias, Otegi y Rufián» en el reparto de los fondos europeos, cuando el primero es parte del Ejecutivo con el que Arrimadas quiere acordar.

En este escenario, el jefe del Ejecutivo y el vicepresidente segundo del Gobierno volverán a reunirse hoy. Aunque ya la semana pasada abordaron el horizonte presupuestario, esta vez el encuentro tendrá lugar tras el pronunciamiento de Podemos, que rompió el viernes la estrategia de la Moncloa, desde donde se llamaba a todo los grupos parlamentarios a «arrimar el hombro».

Lo que la organización de Iglesias defiende es que PSOE y Podemos consensúen un borrador de Presupuestos antes de entrar en negociación con otros partidos. En resumen, que no se llegue a pactos políticos sin que los socios hayan dejado su impronta en el proyecto. A partir de ahí, su preferencia sigue siendo Esquerra, aunque no cierra la puerta a sumar a Ciudadanos. Mientras, los independentistas catalanes, que reclaman al Gobierno un «cambio de actitud» respecto al «conflicto político» en Cataluña, instaron ayer a la coalición a elegir entre «un partido nacionalista de derechas español como Ciudadanos» o la izquierda. «Iglesias y Sánchez -zanjó el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès- deben decidir».

Podemos recula y ahora no se niega a que Pedro Sánchez pacte las cuentas con Cs