martes 22/9/20

El PP cuestiona cómo puede dirigir un país quien no sabe dirigir a sus ministros

La vicesecretaria de Organización asegura que Iglesias está «acorralado por los escándalos»

La vicesecretaria de Organización del PP, Ana Beltrán, afirmó ayer que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es «incapaz de poner orden en ese gallinero que tiene en el Consejo de Ministros» y se preguntó «cómo puede dirigir un país» si no puede «controlar» a sus propios ministros.

Beltrán, que clausuró un acto del PP en Estepona (Málaga), se refirió a las discrepancias de Sánchez con el vicepresidente del Ejecutivo, Pablo Iglesias, o con la ministra de Igualdad, Irene Montero.

Tras aludir a uno de los problemas que preocupan a los ciudadanos, como la ocupación de viviendas, aseguró que Sánchez no lo afronta porque «es difícil actuar teniendo un vicepresidente llamado Pablo Iglesias, que solo defiende la propiedad privada cuando es la suya».

Iglesias está «acorralado por los escándalos», aseguró Beltrán, que aludió a un «demoledor» informe del Tribunal Constitucional que «deja al descubierto irregularidades en la contabilidad electoral» de Unidas Podemos, motivo por el que el PP va a solicitar su comparecencia en el Congreso.

También debe explicar los pagos por valor de 9,3 millones provenientes de Irán que «utilizó para su productora de televisión», indicó la dirigente popular, quien criticó que el vicepresidente «no para de atacar a las instituciones», cuando debe «tener dignidad» y explicar a los ciudadanos estos asuntos.

«Menos hablar de desestabilizar el Estado, nuestra democracia, la monarquía parlamentaria, y más dar explicaciones en el Congreso de los Diputados y en los tribunales si hiciera falta», demandó.

Beltrán aseguró que a Sánchez «también se le escapa de ese control» la ministra de Igualdad, Irene Montero, que «defiende los escraches cuando se los hacen a otros» y que dice que España tiene «un horizonte republicano clarísimo, y eso lo hace delante de Sánchez», lamentó.

El PP cuestiona cómo puede dirigir un país quien no sabe dirigir a sus ministros