martes 17/5/22

M.E. ALONSO | MADRID

No se trata de una destitución ni mucho menos de una sustitución. Para el PP, la salida de Paz Esteban del Centro Nacional de Inteligencia responde a una «cesión» de Pedro Sánchez al soberanismo y la considera «una auténtica afrenta a nuestro país».

El principal partido de la oposición lamentó ayer que el presidente del Gobierno haya dejado caer a la hasta ayer jefa de los servicios secretos españoles a cambio de mantenerse en la Moncloa. «Sánchez consuma el esperpento y ofrece la cabeza de la directora del CNI a los independentistas, debilitando una vez más al Estado para buscar su supervivencia», denunció su líder, Alberto Núñez Feijóo.

Los populares llevan días alentando la hipótesis de un adelanto electoral ante la acentuada debilidad del Ejecutivo y el elevado «grado de división» que existe entre el PSOE y Unidas Podemos y entre los socialistas y sus aliados parlamentarios. En Génova insisten en que Sánchez, de no conseguir encauzar las aguas con sus socios, no tendrá otra salida que apretar el botón rojo.

«Cuando se convierte en una casa de los líos, se demuestra que el Gobierno está totalmente agotado», aseveró la secretaria general de los conservadores, Cuca Gamarra.

Vox y Ciudadanos cargaron también contra el jefe del Ejecutivo por «criminalizar a quienes nos protegen e indultar y asociarse con quienes nos atacan». Santiago Abascal acusó a Sánchez de convertir a España en «una autocracia al servicio de Su Persona» mientras que la líder de los liberales, Inés Arrimadas, fue un paso más allá y reclamó la disimisión en bloque del Gobierno y la convocatoria. A su juicio, el cese de Estaban de «vergonzoso» porque Rufián y Otegi están diciendo al Ejecutivo «quién controla los servicios de inteligencia».

El PP da por agotado al Gobierno tras su «afrenta» contra el Estado
Comentarios