sábado 21/5/22

El PP de Alberto Núñez Feijóo considera que el Gobierno debe ofrecer explicaciones «extensas y precisas» sobre el supuesto espionaje que se produjo entre mayo y junio de 2021 al presidente Pedro Sánchez y a la ministra de Defensa, Margarita Robles. La dirección nacional cuestiona que se haya conocido la infección de los dos teléfonos móviles justo ahora, cuando el Ejecutivo intenta desescalar el conflicto con Esquerra por el caso Pegasus, que llevó a los republicanos a oponerse la semana pasada a la convalidación del decreto para paliar las consecuencias de la guerra en Ucrania. «¿Hace un año que ha pasado el presunto espionaje y te enteras ahora? ¡Bendita casualidad!», ironizan fuentes consultadas.

Al propio presidente del PP no deja tampoco de parecerle «una casualidad política no menor» que estas informaciones aparezcan coincidiendo con la festividad del Dos de Mayo en Madrid y en la misma semana en la que Robles tiene prevista una comparecencia en el Congreso para hablar de un asunto que podría afectar a la marcha de la legislatura y a la salud de la coalición entre el PSOE y Unidas Podemos.

«Es la primera explicación que el Gobierno nos da después de quince días debatiendo y comentando este asunto», señaló Feijóo a su llegada al acto institucional que se celebró en la Real Casa de Correos y en el que exhibió complicidad con Isabel Díaz Ayuso. No obstante, el nuevo jefe de la oposición, que fue informado por el director de gabinete de Sánchez de lo que el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, iba a anunciar minutos antes de su comparecencia en la Moncloa, mostró todo el apoyo del PP para «preservar la seguridad del Estado y de todas sus instituciones».

Esa preocupación por «extremar» la seguridad llevó al dirigente gallego a denunciar la reforma del sistema de mayorías necesario, anunciado por la presidenta de la Cámara baja, la socialista Meritexell Batet, para garantizar la entrada de los soberanistas catalanes a la comisión de secretos oficiales, que esta semana celebrará a puerta cerrada su primera sesión con la intervención de la directora del Centro Nacional de Inteligencia, Paz Esteban. «El Gobierno no contará nunca con el apoyo del PP —aseveró Feijóo— para que aquellos políticos que van en contra de la unidad del Estado participen en los secretos del Estado».

Los populares prefieren no hacer elucubraciones hasta que se conozcan más datos del presunto espionaje a Sánchez y Robles e insisten en que no harán de esta cuestión su «campo de batalla» para debilitar al Gobierno. No descartan, sin embargo, presentar iniciativas parlamentarias a la vista de cómo evolucionen los acontecimientos y advierten de que si finalmente se trata de un ataque extranjero —punto que la Moncloa no ha aclarado— «cerrarán filas» con el Gobierno. «Esperamos explicaciones precisas y rápidas», inciden en la cúpula del partido conservador.

El PP desconfía del anuncio de Moncloa