miércoles. 29.06.2022
                      Juan Espadas se ha negado a abstenerse para investir a Juanma Moreno. PEPO HERRERA
Juan Espadas se ha negado a abstenerse para investir a Juanma Moreno. PEPO HERRERA

La recta final de la campaña andaluza se ha movido entre la negativa por parte de todas las formaciones de izquierda a abstenerse para evitar un posible Gobierno entre Vox y PP y la presión indisimulada para que ese Ejecutivo fructifique por parte de Macarena Olona. En medio, el candidato del PP, Juanma Moreno, favorito en todas las encuestas para las autonómicas de este domingo. Moreno tratará de evitar emular a su compañero Alfonso Fernández Mañueco, que acabó cediendo la vicepresidencia y tres consejerías a los de Santiago Abascal tras los comicios castellanoleoneses.

En cambio, su objetivo lo marca Isabel Díaz Ayuso, cuyo resultado en Madrid en 2021 le permite gobernar en solitario. Moreno sabe que para ello necesita movilizar el voto útil e indeciso para alcanzar, al menos, la cumbre de los 50 escaños -la mayoría absoluta en el Parlamento andaluz está fijada en 55- que le permitiría negociar sin las manos atadas.

Como en las andaluzas de 2018, en las que se acabó imponiendo Susana Díaz —aunque gobernó Moreno en virtud de un pacto con Ciudadanos—, no hay nada escrito y todo pende de unas décimas. En Génova están convencidos de que ninguna otra formación les apoyará salvo que Cs sortee los pésimos presagios de las encuestas, aunque tienen motivos para soñar con la debacle del candidato socialista, Juan Espadas. En sus encuestas internas manejan cifras que reducen el resultado del PSOE a una horquilla de entre 31 y 28 parlamentarios. Si los socialistas caen por debajo de la treintena, los populares dan por hecho que ellos superan la dulce barrera de los 50 escaños.

Muestra del intento por pescar en caladero socialista hasta el último momento, la candidatura popular ha contactado hasta ahora con 125.361 andaluces en un ‘puerta a puerta’ telefónico. Moreno ha realizado personalmente 120 de esas llamadas aprovechando los trayectos en coche durante la campaña. Este viernes, en un acto en Huelva, el candidato de los populares mostraba sus dudas sobre si su resultado será «suficiente» para «desarrollar una acción de gobierno más ágil y eficaz»; es decir, para no depender de Vox. Por ello apeló al «voto útil», ante la decisión de Espadas de evitar una abstención. en su hipotética investidura.

El PP se encomienda a la movilización final en busca del voto útil contra Vox