viernes. 27.01.2023
Caldera y Mulas en una imagen de archivo.

El PP quiere la cabeza, en términos políticos, de Jesús Caldera. La contratación de Amy Martin por la fundación Ideas es, a juicio de los populares, razón más que suficiente para que el vicepresidente de la entidad sea destituido porque hubo «corrupción, financiación irregular y tráfico de influencias». En el PSOE cobra cuerpo la impresión de que hubo algo más que negligencia, pero Alfredo Pérez Rubalcaba, por ahora, rehúye las decisiones tajantes y se limitó a anunciar una reestructuración de la fundación.

El escándalo de Amy Martin puede costarle el puesto al frente de la fundación Ideas a Caldera y, posiblemente, en la comisión ejecutiva federal del PSOE. A las exigencias de dimisión o destitución del PP se sumaron en las últimas horas voces desde las filas socialistas que consideran que la crisis no se puede saldar solo con la destitución del director de Ideas, Carlos Mulas, esposo de la escritora Irene Zoe Alameda, inventora del seudónimo Amy Martin. Tiene que haber «algún responsable más», apuntó el líder del PSOE extremeño, Guillermo Fernández Vara.

El portavoz del PP de Hacienda, Antonio Gallego, denunció ayer que «no se puede medir tu corrupción con cariño», que es, en su opinión, lo que hace el PSOE con la fundación Ideas, y tratar «la de enfrente con contundencia extrema», en alusión al ex tesorero del PP Luis Bárcenas y sus 22 millones de euros en cuentas bancarias de Suiza. El dirigente popular reclamó a los socialistas «que se apliquen el cuento ahora y sean coherentes con lo que nos piden a nosotros». Admitió que ningún partido está libre de las prácticas corruptas porque en «todos los sitios se cuecen habas, y en el PSOE, a cucharadas».

Gallego emplazó a Rubalcaba, presidente de la fundación por su condición de secretario general del PSOE, a que actúe «con coherencia y valentía» y destituya a Caldera y deje de actuar con «hipocresía». Amy Martin es el seudónimo de Zoe Alameda, que facturó artículos de distintas materias por más de 50.000 euros a la fundación Ideas durante los dos últimos años.

Fernández Vara volvió a calificar de «golfada» el episodio de la columnista fantasma y consideró que «alguien más que el director» tiene que asumir responsabilidades por este caso. El líder del PSOE extremeño, en todo caso, evitó hablar de corrupción y se limitó a decir que hubo «un engaño». Rubalcaba prefirió hablar de «timo».

El líder socialista evitó decir si va a tomar medidas contra Caldera, como responsable ejecutivo máximo de la fundación, pero indicó que estudia una «reestructuración» de la misma.

Caldera, según fuentes cercanas al ex ministro de Trabajo, no tiene ninguna intención de dimitir.

El PP pide la cabeza de Caldera por el contrato de Amy Martin
Comentarios