miércoles 19/1/22

Pablo Casado está dispuesto a dar tregua a Pedro Sánchez en lo relativo a la gestión de la catástrofe provocada por el volcán Cumbre Vieja en la isla de la Palma, pero hasta ahí llega su son de paz. Los populares han abierto ahora un nuevo frente contra el presidente del Gobierno a cuenta del ‘caso Gali’ después de que el juez Rafael Lasala anunciara el martes su intención de imputar a la exministra de Exteriores Arancha González Laya.»¿Quién dio la orden?, ¿quién es la X? Creemos que Sánchez estaba al tanto de todo», dicen.

Las propias pesquisas del magistrado, que ha llamado como testigos a José María Muriel, ex secretario general técnico de Exteriores; a Susana Crisóstomo, directora de gabinete del ministro de Interior, y a María Isabel Valdecabres, exdirectora de gabinete de la exvicepresidenta Carmen Calvo pretenden determinar si el jefe del Ejecutivo fue quien dio la orden de acoger en secreto al líder del Frente Polisario, para tratarle de Covid el pasado abril, lo que desató una crisis con Marruecos. Sánchez eludió el miércoles responder a esa cuestión durante una rueda de prensa en Nueva York y se limitó a defender que el Gobierno «hizo lo que debía, que es dar respuesta a una cuestión humanitaria».

El PP ve a Sánchez como la ‘X’ del caso Gali y exige investigar