domingo 9/8/20

Prisión permanente revisable para Ana Julia por la muerte de Gabriel

efe | almería


La Audiencia Provincial de Almería ha condenado a la pena de prisión permanente revisable a Ana Julia Quezada por el asesinato con alevosía y la agravante de parentesco del niño Gabriel Cruz, y a la que un jurado popular declaró culpable. También ha sido condenada a tres años de prisión por un delito de lesiones psíquicas con la agravante de parentesco al padre del menor, Ángel Cruz, y a dos años y nueve meses de cárcel por otro delito de lesiones psíquicas a la madre, Patricia Ramírez.


Asimismo, le han sido impuestas sendas penas de un año y medio de prisión por un delito contra la integridad moral con la agravante de parentesco al progenitor, y otro sin dicha agravante, a la madre de Gabriel.


El fallo notificado ayer por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) impone además el pago de indemnizaciones por daños morales a los padres del menor en la cantidad de 250.000 euros a cada uno de ellos. Tampoco podrá acercarse a ellos a menos de 500 metros por un periodo de 30 años. Tendrá que abonar los gastos ocasionados al Estado en las labores de búsqueda del menor, que ascienden a 200.203 euros.


La sentencia, que recoge el veredicto del jurado, señala que Ana Julia estableció una relación con Ángel en septiembre de 2017, conviviendo con él y con el niño cuando a éste le correspondía estar con su padre.


El 23 de febrero del 2018, la acusada, Ángel y Gabriel se desplazaron al domicilio de la abuela del menor en Las Hortichuelas Bajas, en Níjar (Almería), para pasar el puente del 28-F. Cuatro días después, sobre las 15.30 horas, el pequeño salió de dicha casa a jugar con unos primos que vivían cerca.


«La acusada, inmediatamente después de marcharse Gabriel de la vivienda, se subió a su vehículo e interceptó al niño, instándole a que le acompañara a la finca de Rodalquilar», relata el fallo de la magistrada Alejandra Dodero.


La búsqueda se prolongó once días, tiempo en el que la condenada «simuló encontrarse afligida y compungida, alentando los ánimos, y generando falsas expectativas».

Prisión permanente revisable para Ana Julia por la muerte de Gabriel