jueves. 30.06.2022
                      El portal de la vivienda donde se produjo el asesinato. TONI GALÁN
El portal de la vivienda donde se produjo el asesinato. TONI GALÁN

Un hombre de 45 años, Adil L., condenado en 2003 por la Audiencia Provincial de Madrid por el asesinato de una mujer en 2001 y que no volvió a la cárcel de Zuera tras un permiso, ha sido detenido en Zaragoza por matar, supuestamente, a una vecina de su mismo rellano, en una vivienda de la calle Alegría de la capital aragonesa.

Los hechos sucedieron a las 22.00 horas de ayer en el número 8 de esa calle. Una tercera persona, al escuchar gritos de auxilio, avisó a la Policía Nacional y hasta el lugar de los hechos se trasladó una patrulla, que constató que había una víctima de arma blanca y un hombre herido.

La víctima, Cristina, de 30 años, y su supuesto agresor, Adil L., nacido en Marruecos, eran vecinos en el primer piso del bloque, al que se accede a través de seis escaleras y en cuyo rellano eayer aun se podía ver una sábana de los servicios de emergencias y las puertas de las viviendas de la víctima y el agresor precintadas por la Policía Nacional.

Fuentes policiales han explicado que a su llegada encontraron a la mujer con un cuchillo clavado en el abdomen en la puerta de su vivienda. Pese a las maniobras médicas para reanimar a la herida, los servicios de emergencia confirmaron el fallecimiento de la mujer en el lugar de los hechos.

El presunto autor fue detenido y trasladado al hospital en una ambulancia.

La investigación, según la Policía, está «muy avanzada», pero no ha trascendido si se le ha tomado ya declaración.

QUINTO ASESINATO EN UNA SEMANA

En la misma calle donde han tenido lugar los hechos, una vecina del número 6 ha explicado a los medios que anoche, cuando se asomó a la ventana al escuchar los ruidos, la policía le estaba diciendo al supuesto asesino que tirara el cuchillo y él gritaba «me siento culpable, me siento culpable».

La delegada del Gobierno en Aragón, Rosa Serrano, dijo que la Policía Nacional está investigando las circunstancias del asesinato para averiguar qué tipo de relación había entre ellos y determinar de ese modo qué tipo de feminicidio es este crimen, como lo ha calificado, y si se trata o no de un asesinato machista.

Este es, en cualquier caso, el quinto asesinato de una mujer en España en ocho días, independientemente de la relación de las víctimas con sus asesinos.

El hombre tenía una orden de búsqueda por quebrantamiento de condena, ya que no había regresado, tras un permiso, a la cárcel de Zuera (Zaragoza), en la que cumplía la pena por haber asesinado a otra mujer en Madrid en 2001.

Fuentes de la Policía Nacional han informado de este hecho, aunque no han podido precisar el tiempo transcurrido desde que el hombre salió de permiso penitenciario.

Un prófugo condenado por el asesinato de una mujer mata a una vecina