viernes. 27.01.2023

Avance en la tramitación de la ley trans. Y respiro en la coalición de Gobierno. Al menos con esta cuestión. Y por el momento. Una tregua. La reunión de la ponencia sobre la norma que forzó el grupo parlamentario socialista que se celebrara ayer finalizó con el dictamen de la ley aprobado por prácticamente todos los partidos políticos, con la excepción del Partido Popular y de Vox.

Los grupos políticos que respaldan el grueso de la ley trans acordaron lo que podían acordar, lo que se veían capaces de pactar. Pero dejaron de lado aquellas cuestiones más espinosas que les dividen. Fundamentalmente, las enmiendas del Partido Socialista que para él son irrenunciables y para su socio de Gobierno y para el bloque de la investidura parecen inasumibles: en resumen, las que tienen que ver con las infancias trans.

El dictamen de la ley, el texto de la norma con las enmiendas pactadas, ahora se elevará a la Comisión de Igualdad después de acordarse en la ponencia. En esa instancia será en la que se seguirán negociando las enmiendas que han quedado vivas, entre ellas las del PSOE que tienen que ver con los adolescentes (proponen que se requiera la intervención judicial en los procesos de cambio registral de sexo de los menores de 16 años), con la reversibilidad de la autodeterminación de género, además de la que versa sobre la violencia intragénero, según explicó a la salida de la reunión la diputada socialista Andrea Fernández, que también es secretaria de Igualdad en la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE. «Ahora se inicia una nueva fase en los trabajos y desde luego que el ánimo es negociador por parte de todo el mundo, con todos los grupos», declaró Fernández, sin cerrar la puerta a la negociación de sus enmiendas con el Partido Popular, ya que afirmó que, como siempre, las conversaciones serán con todo el arco parlamentario.

El PSOE hace un gesto a Podemos al avanzar con la ley trans