miércoles. 07.12.2022

La derogación de la Ley de Seguridad Ciudadana del Gobierno de Mariano Rajoy, conocida popularmente como ‘ley mordaza’, se había convertido en un terreno empantanado para la coalición en esta legislatura. Las diferencias por los asuntos más espinosos del texto, las urgencias provocadas por la crisis sanitaria y las discrepancias en otros asuntos como el diseño de la ley de vivienda, mantenían la cuestión en barbecho pese a las presiones del sector morado. Solo la tensión generada durante la última semana por la contrarreforma laboral y las urgencias por contentar a formaciones clave para los Presupuestos como ERC o PBV terminaron forzando a PSOE y Unidas Podemos a retomar las negociaciones.

Ayer, durante el segundo encuentro, desbloquearon la mayor patata caliente de la norma: la eliminación de las devoluciones en caliente en la futura ley que sustituirá a la actual. Los socialistas se resistían a prohibir estas entregas de inmigrantes en la frontera, sin embargo, han esquivado la cuestión aceptando que se saquen de la ‘ley mordaza’ las referencias a devoluciones que, en todo caso, continuarán de momento permitidas por la ley de extranjería.

Con este avance esperan traer de nuevo al redil a su socio. Los morados, por su parte, continúan explorando la táctica de centrar sus demandas semanales en un tema principal. De hecho, Unidas Podemos anunció el acuerdo a bombo y platillo a primera hora de la mañana mientras en Ferraz no compartían la euforia y se limitaban a reconocer «avances» en una negociación que, señalan, solo acaba de empezar después de estar tres años paralizada.

Fuentes de la formación morada reconocen, de hecho, que se está trabajando en «omitir» las menciones a asuntos de extranjería y fronteras de la Ley de Seguridad Ciudadana, pero que estas permanecen en la legislación conforme en los convenios internacionales. | M.Á.A.

PSOE y Podemos zanjan su disputa sobre las devoluciones en caliente
Comentarios