viernes 24/9/21

PSOE y PP hacen oídos sordos y prosiguen un bloqueo de mil días

Ni el PSOE ni el PP se dieron ayer por aludidos ante el enésimo tirón de orejas del presidente del Tribunal Supremo y el CGPJ, Carlos Lesmes por el bloqueo que mantiene el órgano de gobierno de los jueces pendiente de renovación desde hace ya cerca de tres años. Apenas unos minutos después de oír su discurso, los populares insistieron en que no solo negociarán la renovación si al tiempo se modifica el sistema de elección para que sean los jueces y no el Parlamento quienes elijan directamente a doce de los veinte vocales. El PSOE tilda la exigencia de «excusa» e insta a cumplir sin más la ley en vigor.

Las posiciones siguen igual de enconadas que anteayer, pero el Gobierno dejó además traslucir su malestar ante críticas como las del propio Lesmes (que también deslizó en su discurso reproches a Sánchez por cuestiones como la argumentación de los indultos del procés) o algunas asociaciones judiciales. Lo hizo la portavoz del Consejo de Ministros, Isabel Rodríguez, al censurar que se mantenga una posición «equidistante» entre su partido y el PP. Rodríguez alegó que es el líder popular quien está «boicoteando» la negociación y «reventando todos los puentes institucionales» al poner condiciones al cumplimiento de la ley y de la propia Constitución, en la que se fija un mandato de cinco años para el CGPJ. Tanto ella como la ministra de Justicia, Pilar Llop, aseguraron además que están dispuestas a debatir cualquier reforma en el futuro próximo, pero insistieron en que antes de abrir ese melón el PP debe acceder a la renovación en los términos de la actual normativa.

En realidad, los socialistas no tienen ninguna intención de modificar la ley. Lo dijo el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, el pasado jueves, al argumentar, en unas polémicas declaraciones, que en un Estado de derecho «ni los jueces pueden elegir a los jueces ni los políticos a los políticos» y lo ratificó este lunes la vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra. «No vamos a valorar ya ninguna excusa del PP porque son solo eso, excusas», insistió.

PSOE y PP hacen oídos sordos y prosiguen un bloqueo de mil días