viernes 20/5/22
                      El aún presidente de la Xunta y presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo. XOAN REY
El aún presidente de la Xunta y presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo. XOAN REY

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) tendría que haberse renovado en diciembre de 2018 para cumplir con el periodo de cinco años de vigencia que la Constitución establece para los miembros del órgano de gobierno de los jueces. Desde entonces han transcurrido más de tres años y cuatro meses sin que el PSOE y el PP, clave para el desbloqueo de la institución, hayan alcanzado un acuerdo. Dirigentes populares llevan días difundiendo que de momento «lo más importante» es vender su plan económico y bajar los impuestos para ayudar a las familias más necesitadas. Sin embargo, no olvidan que en su agenda está marcado en rojo la negociación para la renovación del Consejo, lo que sería el primer gran acuerdo entre los grandes partidos tras la llegada a la presidencia del PP de Alberto Núñez Feijóo.

El todavía presidente de la Xunta de Galicia ha designado para este cometido al vicesecretario de acción Institucional, Esteban González Pons, aunque no descarta que dado que se trata de una negociación entre los grupos parlamentarios también participe la secretaria general del partido, Cuca Gamarra. Por parte del PSOE seguirá al frente de el ministro de la Presidencia Félix Bolaños, como ya ocurriera durante los fracasados encuentros con el exnúmero dos del PP, Teodoro García Egea.

Las fuentes consultadas señalan que las reuniones se retomarán previsiblemente a principios de mayo, una vez que se convalide el decreto anticrisis del Gobierno en el Congreso y a la espera de conocer la posición del PP en esta votación.

En Génova esperan un gesto del Ejecutivo con el plan económico que ha presentado Núñez Feijóo, y que este viernes remitió a Moncloa, para comenzar con «buen pie» la renovación del gobierno de los jueces. Una de las claves de este proceso, explican desde la formación conservadora, sería buscar juristas sin perfil político o lo menos posible para prestigiar el nuevo Consejo naciente tras más de 1.200 días de interinidad, un periodo récord en democracia.

Como ya ocurriera en la fallida negociación durante la etapa de Pablo Casado, uno de los requisitos que se mantendrá es que Unidas Podemos no entre en la ecuación para la designación de los 20 vocales del CGPJ. En cambio, el PP de Feijóo asume que la exigencia que abanderó Casado de reformar la ley orgánica para reforzar la procedencia de los vocales elegidos solo por los jueces ha pasado a un segundo plano. Al menos para poder llegar a un acuerdo rápido con el PSOE y pese a la presión de Bruselas, del Consejo de Europa y de las asociaciones de magistrados para modificar ya la norma.

PSOE y PP retoman en mayo la renovación del CGPJ con 58 vacantes