miércoles 27/1/21

La pugna entre el Gobierno y Madrid enturbia la colaboración frente a la nevada

La portavoz acusa a Ayuso de actuar como «ariete» del PP y atacar a Sánchez para evitar dar explicaciones por su gestión

En la práctica, hubo colaboración entre el Gobierno central y los de la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid frente a los estragos causados durante el fin de semana pasado por ‘Filomena’. El presidente del PP, Pablo Casado, lo vino a reconocer hoy siquiera parcialmente con un elogio expreso a la labor de la Ministra de Defensa, Margarita Robles, para que el Ejército retirara la nieve de puntos estratégicos. Pero el ruido de la batalla política que, desde el inicio de su mandato, enfrenta al Ejecutivo central con el de Isabel Díaz Ayuso casi lo sepulta todo.

El Ejecutivo madrileño es para la coalición de Sánchez e Iglesias el exponente más claro de las políticas liberales de la derecha y, precisamente por ello, es a menudo blanco de los ataques de los dirigentes del PSOE y Podemos. Ayuso, a su vez, ha encontrado en esa confrontación su proyección nacional como baluarte ‘antisanchista’. Ambos se retroalimentan. Y eso explica que los dardos volvieran a sobrevolar ayer el ambiente entre llamamientos a la unidad.

Un día después de que el Ejecutivo de Sánchez rectificara y abriera la puerta a declarar Madrid capital ‘zona afectada por la emergencia’ (lo que antiguamente se denominaba ‘zona catastrófica’), su portavoz, María Jesús Montero, acusó directamente a la presidenta regional de crear una cortina de humo para evitar dar explicaciones sobre su propia gestión. E incluso insinuó que el PP está creando en España el caldo de cultivo para acontecimientos como el asalto al Capitolio por parte de exaltados partidarios de Donald Trump el pasado 6 de enero.

Zona catastrófica

El Gobierno asegura ahora que decidirá sobre las ayudas a los perjudicados cuando se dé por finalizada la situación de alerta y se hayan evaluado todos los daños. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska aseguró que se ayudará para que todos «salgan indemnes» porque «para eso está el Estado». Sin embargo, el domingo llegó a negar que hubiera «daños importantes a bienes públicos ni privados». Y en respuesta, Ayuso espetó el lunes su acerada crítica. «La declaración de zona catastrófica de Madrid no tendría que ser un problema para un Gobierno manirroto —dijo— porque para otras cuestiones gastan enloquecidamente». Montero replicó a su vez ayer a la presidenta madrileña, tras la reunión del primer Consejo de Ministros del año, calificó de «despropósito» sus palabras y argumentó que, entre otras cosas, el Gobierno ha dedicado 16.000 millones de euros a ayudar a las comunidades autónomas y que una de las más beneficiadas ha sido, precisamente la madrileña. «El Gobierno no va a alimentar ningún tipo de disputa que aleje a los ciudadanos de la política, siendo conscientes de lo que eso comporta en términos de populismo y de lo que hemos vivido en otros países y que no queremos vivir en el nuestro», dijo tras señalar a Ayuso como «ariete» del PP.

«Pendientes de una foto»

La portavoz del Gobierno también cargó sin nombrarlo contra Casado. «Algunos —aseguró— están solo pendientes de una foto y de justificar sus acciones en base a otros». Unidad política Pero el líder de los populares evitó la réplica y prefirió hacer un alegato en favor de la unidad política por encima de los «colores» de los partidos.

En una visita a la sede del 112, el centro de coordinación de emergencias, Casado agradeció la tarea de Ayuso y la de otros presidentes autonómicos afectados por la tormenta, así como la labor que han llevado a cabo los alcaldes, «sean del signo que sean». Frente a las críticas de Montero, el presidente del PP defendió la gestión de Ayuso, que se ha caracterizado por «la transparencia, la cercanía y la eficacia» y valoró positivamente que el Gobierno regional se adelantase a la situación y pidiese a los ayuntamientos hacer acopio de sal en previsión del temporal, y que el viernes se impidiera el acceso de camiones a las vías de Madrid.

En su opinión, eso contuvo el colapso de los accesos a la capital, al no haber «grandes convoyes». El dirigente conservador destacó además la labor de la ministra de Defensa, Margarita Robles, por desplegar a la Unidad Militar de Emergencias (UME) tras la llamada de los populares. « Ante las catástrofes tenemos que estar todos unidos. Eso —aseveró— es lo que quieren oír los españoles: que estamos todos a una».

La pugna entre el Gobierno y Madrid enturbia la colaboración frente a la nevada
Comentarios