domingo 9/5/21

Puigdemont amenaza a ERC con repetir elecciones si no se radicaliza

Dos meses después de las elecciones catalanas, Esquerra y Junts siguen sin ponerse de acuerdo. Los independentistas continúan sin encontrar la fórmula para desencallar la investidura de Pere Aragonès y formar gobierno. Aún tienen mes y medio para sellar un pacto y todo apunta a que agotarán los plazos. JxCat ha planteado una negociación de desgaste y sabe que tiene la sartén por el mango, siempre y cuando ERC no busque mayorías alternativas con los socialistas y los comunes, extremo a día de hoy descartado.

Tras dos votaciones de investidura de Aragonès fallidas por la abstención de Junts, los posconvergentes aumentaron ayer la presión sobre los republicanos agitando el fantasma de la repetición electoral. Lo hizo el exvicepresidente del Parlament Josep Costa, dirigente de la máxima confianza de Carles Puigdemont. A su juicio, sería peor un Gobierno de Cataluña que «entierre definitivamente» el mandato independentista del referéndum del 1 de octubre de 2017 que un escenario de nuevas elecciones.

Un aviso para navegantes que va en la línea con las palabras de días atrás de Toni Comín, mano derecha de Puigdemont en Waterloo, y que visualizan que ERC y Junts siguen chocando sobre la hoja de ruta soberanista del próximo Ejecutivo catalán. Esquerra apuesta por la mesa de diálogo con el Gobierno central, pero no concreta sus planes en caso de que fracase ese foro. Junts reclama un plan por escrito y que abrace la vía unilateral.

Ambos partidos coinciden en que no hay obstáculos insalvables que impidan el acuerdo, pero este no llega. Los republicanos piden un pacto ya, pero JxCat no tiene prisa. Tiene aún pendiente la configuración interna del partido y ha convocado un congreso extraordinario para principios de mayo, cuando el 26 de mayo es la fecha límite para evitar la convocatoria automática de elecciones. Esquerra por su parte, quiere cerrar la investidura antes de que expire el estado de alarma, el 9 de mayo.

De momento, ERC solo se plantea negociar con Junts y la CUP. El PSC interpeló ayer a los republicanos para que se avengan a permitir un gobierno de izquierdas, encabezado por el exministro socialista Salvador Illa. Pero la opción de que los socialistas hagan presidente a Aragonès sigue sin estar sobre la mesa.

Puigdemont amenaza a ERC con repetir elecciones si no se radicaliza