martes 17/5/22

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont anunció este martes, junto al líder de ERC Oriol Junqueras, que llevará ante la justicia al Estado español por los casos de espionaje de más de 60 dirigentes independentistas con el sistema de ciberespionaje Pegasus.

El caso fue desvelado este lunes por The New Yorker, que asegura que es un sistema que solo pueden comprar gobiernos.

«A nivel legal denunciaremos a varios niveles y en varios países europeos el espionaje masivo contra la sociedad civil, miembros del Gobierno, representantes políticos, abogados, periodistas, activistas y sus seres queridos», dijo Puigdemont en una rueda de prensa en el Parlamento Europeo en Bruselas.

La denuncia será ante un tribunal de Barcelona y también ante las autoridades judiciales de Bélgica, Suiza, Alemania, Francia y Luxemburgo, si bien no se aportaron detalles exactos sobre a qué entidad estará dirigida la querella que previsiblemente se presentará a partir de la próxima semana.

Puigdemont anunció asimismo querellas contra la empresa israelí NSO, que desarrolló el programa, y su subsidiaria luxemburguesa, y señaló que también que pedirán que se investigue al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y a «todas las entidades españolas» vinculadas a este caso. Junqueras, por su parte, anunció que llevarán el caso al Parlamento Europeo y pedirán un debate urgente sobre el tema en el siguiente pleno de la institución, que se celebrará a principios de mayo en Estrasburgo (Francia), y se ofreció a aportar la información necesaria a la comisión de investigación sobre Pegasus creada en la Eurocámara antes de que este caso saliera a la luz. «Este uso ilegal y sin control (del ‘spyware’) ha de combatirse porque pone en peligro los derechos fundamentales de toda la ciudadanía. Es necesaria una protección más estricta a nivel internacional contra este uso abusivo de la tecnología», señaló Junqueras.

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha advertido este martes de que la relación política del Govern con el Gobierno central queda «afectada» por el presunto espionaje a líderes independentistas hasta que el Ejecutivo de Pedro Sánchez no aclare e investigue las responsabilidades de este caso para restablecer la confianza entre ambos gobiernos. «No se puede recuperar la normalidad de las relaciones políticas», ha afirmado en una comparecencia en el Palau de la Generalitat junto al resto del Govern, después de una reunión extraordinaria para coordinar la respuesta del Ejecutivo ante el presunto espionaje a través del programa Pegasus. También se ha referido a ello el vicepresidente de la Generalitat, Jordi Puigneró, que ha sostenido que España ya no es una democracia plena, en sus palabras, y que va camino de ser una democracia que no cumpla los estándares europeos mínimos: «Por esto este Govern ha acordado que no normalizará las relaciones con un Estado represor».

Aragonès ha pedido al Gobierno iniciar «con la máxima celeridad una investigación interna con supervisión independiente para aclarar» las responsabilidades de este supuesto espionaje».

Puigdemont denunciará a España por el espionaje con Pegasus
Comentarios