sábado 8/5/21

Los Pujol Ferrusola serán juzgados por organización criminal y blanqueo

La Audiencia Nacional confirma la investigación sobre la fortuna oculta en el extranjero
Imagen de Jordi Pujol y Marta Ferrusola. QUIQUE GARCÍA

Los nueve miembros de la familia Pujol Ferrusola serán juzgados en la Audiencia Nacional por delitos de organización criminal, blanqueo de capitales, delito contra la Hacienda Pública y falsedad documental.

La Sala de lo Penal confirmó este martes el auto que puso fin a la instrucción de la causa dictado en julio pasado por el juez José de la Mata. El tribunal rechazó los recursos de los investigados a excepción del empresario Carlos Sumarroca, para quien se acordó el archivo de la causa, y de Mercé Gironés, exesposa del primogénito Jordi Pujol Ferrusola, a quien se le retiraron dos delitos fiscales.

En su resolución, los magistrados confirmaron la competencia de la Audiencia Nacional para juzgar los hechos y explicaron que los actos nucleares del procedimiento, la fortuna supuestamente ilícita oculta en el extranjero, tuvieron lugar fundamentalmente en Andorra mediante el movimiento de fondos en efectivo de diversas cuentas abiertas por varios hermanos.

La ‘madre superiora’

Unas cuentas que, además, fueron puestas a nombre de fundaciones controladas por la familia para no levantar sospechas. Respecto a la calificación de los hechos como asociación ilícita u organización criminal, la Sala confirma esta tipificación e indica que la resolución recurrida relata una actuación claramente concertada «de todos los integrantes de la familia Pujol» para obtener multimillonarios beneficios ilícitos «mediante actividades falsarias y corruptas».La Sala conecta este sistema delictivo con determinadas resoluciones de la administración catalana bajo la presidencia de Jordi Pujol Soley. El juez De la Mata, en su auto definitivo de 509 páginas, ya relató que parte de esas actividades tuvieron lugar entre 1980 y 2003. Y el tribunal añade ahora «que nos encontramos ante una asociación ilícita inicialmente y una organización criminal con posterioridad, y no ante meros partícipes a título lucrativo, como en el recurso se califica a los restantes miembros de la familia respecto de la actuación presuntamente lícita del hijo mayor Jordi, conocido como «el capellán de la parroquia», que ya estuvo en prisión preventiva por estos hechos.

El resto de los hermanos, Josep, Pere, Oleguer, Oriol, Marta y Mireia, sin perjuicio de su participación individual en determinados «negocios», seguían las instrucciones de Jordi, abriendo sus propias posiciones bancarias en Andorra, gestionando los capitales que eran «distribuidos» por aquél y tomando decisiones a lo largo de los años para mantener oculto su patrimonio ilícito.

En suma, la procedencia del patrimonio familiar proviene de distintas fuentes que en algún caso es desconocida, si bien no existen indicios sólidos que acrediten que sea de una herencia del abuelo Florensi Pujol en Andorra, como hizo creer el expresidente catalán, cuyo liderazgo compartía con su mujer Marta Ferrusola, quien se autodenominaba «la madre superiora».

Los Pujol Ferrusola serán juzgados por organización criminal y blanqueo
Comentarios