viernes. 03.02.2023
Rajoy, Mas y el Príncipe en la estación del AVE en Girona.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de la Generalitat, Artur Mas, mantienen posiciones que hacen imposible que, por ahora, haya un acercamiento, y aunque en ambas partes se da por segura una próxima reunión en la Moncloa, la cita se demora y no se prevé que se celebre antes de febrero.

Desde el Ejecutivo y la Generalitat se hacen votos por el diálogo ante la tensa situación generada por las aspiraciones soberanistas abanderadas por Mas, pero mientras que el Gobierno está dispuesto a responder a cualquier paso en esa dirección con la Constitución en la mano, el pacto CiU-ERC se plasma en hechos para no dar la sensación de que aparcan alguna de sus reivindicaciones.

De ahí que ambas fuerzas políticas hayan avanzado esta semana el texto de la declaración soberanista que presentarán al nuevo Parlamento catalán en su primera sesión, que se celebrará el 23 de enero, y en la que se proclama a Cataluña «sujeto político soberano».

La respuesta del Gobierno ha seguido el guión fijado ante el proceso independentista, y fue su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, la encargada de dar réplica a ese texto recalcando que, en democracia, «no existe legitimidad sin respeto a la legalidad».

«Yo he leído esa declaración y lo ha hecho el Gobierno, y queremos manifestar con toda claridad que, como Gobierno de la nación que somos y en cumplimiento del mandato constitucional, cumpliremos y haremos cumplir la Constitución y las leyes», dijo la vicepresidenta tras el último Consejo de ministros.

La nueva espera de Rajoy

Pero el Ejecutivo no desea especular con las medidas que podría poner en marcha, como un recurso inmediato ante el Tribunal Constitucional, e insta a esperar a que los acontecimientos se produzcan.

Fuentes del Gobierno y del PP consideran que Mas está siendo arrastrado por las tesis de ERC y, «consciente o no», sigue avanzando en lo que han calificado de «viaje a ninguna parte».

Pese a ello, el Gobierno sigue ofreciendo diálogo y Rajoy está dispuesto a recibir a Mas en cuanto éste lo considere oportuno.

Así lo aseguró en la rueda de prensa que ofreció el pasado 28 de diciembre para hacer balance de su gestión, en la que dijo mantener la mano tendida al consenso horas después de que el portavoz de la Generalitat, Francesc Homs, planteara una reunión entre Rajoy y Mas que dijo que se podría celebrar en cuanto el Gobierno central quisiera.

Pese a la buena disposición por ambas partes, no se ha avanzado en fijar la entrevista ni siquiera después de que esta semana ambos coincidieran en la inauguración de la línea del AVE Barcelona-Girona-Figueres.

Las fuentes del Gobierno siguen insistiendo en que Rajoy está abierto a concretar esa cita y que la afronta con total tranquilidad y muy consciente de sus responsabilidades como jefe del Ejecutivo, pero no ha habido petición formal por parte de la Generalitat.

Mas, según las fuentes nacionalistas, está a la espera de que el Palacio de la Zarzuela le confirme primero una reunión protocolaria con el Rey a finales de enero para, después, verse con Rajoy.

Una entrevista que se celebraría ya con la declaración de soberanía aprobada por el Parlamento catalán el próximo día 23.

Del encuentro en la Moncloa, a juzgar por todos los prolegómenos y por las expectativas existentes en ambas partes, no se espera acuerdo alguno más allá de ratificar las respectivas posiciones.

Rajoy y Mas, sin visos de lograr un acercamiento, demoran su cita
Comentarios