jueves. 11.08.2022
Los populares pidieron ayer calma «y no adelantar acontecimientos» sobre la posible participación de militantes de su partido en los incidentes del sábado. Mariano Rajoy, que no estuvo en la mani-festación y no había hablado hasta ahora, apareció ayer en escena con un discurso muy duro y señaló que «lo ocurrido no es nada comparado con lo que nos ocurrió a nosotros la víspera del 14-M». En declaraciones a una emisora de radio, Rajoy recordó que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, «se negó en tres ocasiones consecutivas a condenar lo que pasó delante de la sede del Partido Popular en vísperas de las elecciones del 14 de marzo, a pesar de que ahí había muchos militantes del PSOE y algunos de ellos tuvieron que pasar por el juzgado». Por todo esto, el líder del PP pidió «justicia e igualdad de trato de las personas». Tras condenar los incidentes ocurridos el pasado sábado, Rajoy precisó que «lo más importante es que decenas de miles de personas se manifestaron con el doble objetivo que planteaba la Asociación de Víctimas del Terrorismo: que no salieran de la cárcel en un plazo breve etarras que habían cometido asesinatos, como el caso de De Juana Chaos, y que no se produjera una negociación con ETA». El líder popular dejó claro que condenaba los hechos pero insistió en que en el último año y medio del Gobierno del PP él también sufrió «incidentes similares y mucho mayores». «Yo lo he sufrido» «Porque yo lo he sufrido, porque lo ha sufrido mi partido, porque he visto lo que ha pasado delante de nuestras sedes, yo me solidarizo con el señor Bono; y me solida-rizo con Bono porque nadie se solidarizó en su momento conmigo ni con mi partido cuando ocurrió lo mismo» -recalcó Rajoy-. Desde Brasil, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, calificó de «lamentable» lo ocurrido y manifestó su deseo de que su impresión fuera compartida «por todos sin distinciones de adscripción partidista». Zapatero, que durante los cuatro días transcurridos desde los incidentes tampoco había hablado, afirmó que «el terrorismo debe quedar fuera del debate partidista y las víctimas aún más». Recordó que «ése es el espíritu con que impulsamos el pacto antiterrorista, que partió de la base de excluir a las víc-timas del terrorismo de la confrontación política, y ese principio debe guiar toda la actividad de las asociaciones de afectados». José Bono intentó ayer restar importancia al suceso, que calificó de «anécdota frente a la capacidad de los españoles para estar de acuerdo en contra de los terroristas».

Rajoy opina que lo ocurrido «no es nada» comparado con lo del 13-M