viernes. 09.12.2022

«Tendrán que reventarla para detenerme». Pablo Hasel mantiene su negativa a entregarse voluntariamente a la justicia y ayer inició un encierro «para evitar el encarcelamiento» en el rectorado de la Universidad de Lleida (UdL) junto a otros integrantes de la plataforma que defiende su libertad. Unos hechos que se producen cuando se cumplen tres días del plazo fijado para que su ingreso en prisión.

El rapero ilerdense de 32 años fue condenado a nueve meses de cárcel en sentencia firme por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias y calumnias a la Corona y a las Fuerzas de Seguridad por 64 mensajes en Twitter y una canción en Youtube.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional, por su parte, contestó al recurso de súplica presentado por el propio Hasél contra su entrada en prisión, oponiéndose a la suspensión de la ejecución de la condena.

El rapero tiene otras dos condenas, por violencia.

El rapero Hasel se encierra en una universidad para no ir a prisión
Comentarios