jueves 26/5/22

La rebaja de impuestos de Feijóo convence a la patronal pero los sindicatos no ceden

Unai Sordo y Pepe Álvarez le piden que el PP se una «a los grandes consensos de país», como la reforma laboral
                      Pepe Álvarez antes de su reunión con Feijóo. KIKO HUESCA
Pepe Álvarez antes de su reunión con Feijóo. KIKO HUESCA

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha logrado el visto bueno de los empresarios de Cepyme y Ceoe a su propuesta para rebajar impuestos a las rentas bajas y medias, que sin embargo no convence a los sindicatos Comisiones Obreras y UGT, que además piden a los populares rectificar su rechazo a la reforma laboral.

Tras la etapa de Pablo Casado, que marcó distancias con la patronal, el nuevo líder del PP ha mantenido este martes reuniones con los líderes de CEOE y Cepyme, Antonio Garamendi y Gerardo Cuerva, y también con los secretarios generales de CC OO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, en la jornada en la que Alfonso Fernández Mañueco ha tomado posesión como el primer presidente de un Gobierno de coalición de PP y Vox, en Castilla y León.

Feijóo ha justificado su ausencia en este acto explicando que su prioridad es articular una alternativa económica frente al Gobierno de Pedro Sánchez, que detallará hoy ante el Comité Ejecutivo de su partido y remitirá el viernes al Gobierno, pero Vox se ha colado en las reuniones de la madrileña calle de Génova porque CC OO ha reclamado un cordón democrático para aislar a la «extrema derecha».

De esta ronda de reuniones con los agentes sociales, el PP ha destacado que se abre una nueva etapa de escucha y búsqueda de acuerdos en el diálogo social, lo que no impide discrepancias por ejemplo en fiscalidad, como ha explicado en rueda de prensa Juan Bravo, vicesecretario de Economía del PP y consejero andaluz de Hacienda. En su propuesta para aplicar una rebaja temporal del IRPF a las rentas bajas y medias, para contrarrestar el efecto de la inflación, Feijóo tiene de su lado a los empresarios, que han coincidido al señalar que la presión fiscal de las empresas españolas es «elevada» y se sitúa «por encima de la media europea».

Para Garamendi, «hay mucho margen de bajada de impuestos en España», ya que la economía sumergida alcanza al 24% del PIB, frente al 13% de la media europea, lo que a su juicio implica que «hay un ‘gap’ enorme de gente que no paga en este país» mientras que «los que pagamos, pagamos mucho más que los europeos». Además, el PP también se ha inspirado en los estudios de la Ceoe para cifrar en 60.000 millones de euros el gasto improductivo que se podría recortar sin afectar al estado de bienestar.

El PP, que propone también el uso de fondos europeos para impulsar la recuperación y rebajar impuestos, ha chocado con los sindicatos, que rechazan una bajada generalizada de impuestos y, en concreto, se oponen a deflactar el IRPF, aunque entre Comisiones Obreras y UGT también ha habido diferencias.

Así, Sordo rechaza de plano una «bajada generalizada de impuestos» y lo que propone es que paguen más «los que más tienen», pues el sindicato cifra en 60.000 millones al año lo que España deja de recaudar respecto a otros países, mientras que la UGT se opone a rebajar el IRPF, pero está a favor de medidas compensatorias a rentas bajas y medidas frente a la inflación, como las aplicadas en el Ingreso Mínimo Vital.

Además, CCOO ha exigido un cordón democrático frente a Vox y ha alertado del peligro de normalizar «la participación de la extrema derecha en los gobiernos autonómicos» mientras UGT sostiene que hay que crear las «condiciones necesarias» para que la ultraderecha «estuviera aislada» y no formara parte de Gobiernos, pero cree que la cuestión «no pasa solo por pedírsela a Feijóo».

Ambos sindicatos han coincido al reclamar que Feijóo reconsidere la posición del PP respecto a la reforma laboral o la de las pensiones, pues quieren el visto bueno del principal partido de la oposición para que tras el esfuerzo para negociar la normativa con la patronal ésta «pueda ser conservada en el tiempo». Feijóo no ha aclarado cuál es su posición respecto a esta reforma laboral, que el PP de Casado rechazó, y se ha limitado a señalar que la posición es clara: «escuchar, dialogar, ser escuchados» y en ese camino «si lo que se plantea es bueno se aprobará» y si no plantearán medidas alternativas. Tras dialogar con los agentes sociales, Feijóo desgranará su plan económico ante los dirigentes de su partido en el Comité Ejecutivo Nacional y el viernes lo remitirá a Moncloa, donde el Gobierno ha celebrado que el PP entre en la senda del acuerdo, al tiempo que ha destacado las discrepancias con los sindicatos.

La rebaja de impuestos de Feijóo convence a la patronal pero los sindicatos no ceden
Comentarios