martes 29/9/20

Del regalo multimillonario al posible blanqueo de capitales

Conocer de dónde viene el dinero del regalo multimillonario a Corinna Larsen no es un tema baladí. En la Fiscalía creen que es tan importante como saber si existieron las famosas comisiones del AVE del desierto y su importe. Porque conocer el origen de los 65 millones que acabaron en las cuentas de la empresaria alemana y su hijo puede ser básico para acusar al emérito, a su amiga y a su vástago de blanqueo.

Si el dinero del regalo procede de un ilícito como el cohecho, como por ejemplo haber recibido dinero del rey Abdalá a cambio de haber mediado para que el Gobierno español firmara acuerdos económicos con Riad y algún tipo de contrato, podría acusarse al emérito de un delito de lavado de capitales, penado con hasta seis años de cárcel, según recoge el artículo 301 del Código Penal.

Ilícito

Aunque la operación hubiera tenido lugar en 2012, antes de la abdicación, y por tanto durante la época en la que Juan Carlos I era irresponsable penal, el ilícito de «utilizar bienes (.) sabiendo que éstos tienen su origen en una actividad delictiva» seguiría produciéndose.

A estos cargos se podrían añadir los de delito fiscal (por los ejercicios no prescritos desde las abdicación) y blanqueo por el dinero de las comisiones del AVE a la Meca que seguirían bajo el control directo de Juan Carlos I y sus testaferros, según se infiere de la investigación de la Fiscalía helvética.

Del regalo multimillonario al posible blanqueo de capitales