jueves 26/5/22
undefined
Imagen de algunas de las fumadoras durante el trayecto en tren. NOFUMADORES.ORG

Los viajeros del vagón 4 del Intercity Torre del Oro que el pasado viernes por la tarde cubría el trayecto Barcelona-Cádiz echaban humo. En uno de esos 'descansillos' entre vagón y vagón, un grupo de chicas celebraba una despedida de soltera sin mascarillas y fumando un cigarrillo tras otro. Ataviadas como para cantar una jota (pantalón negro, faja roja y camisa blanca), lo que cantaba era el jaleo que estaban montando, sin mascarillas (lo que está prohibido pues, como se sabe, en el transporte público se mantiene la obligatoriedad de su uso), con tabaco y cubatas, y molestando con la humareda de nicotina a los demás pasajeros. Uno de ellos, Javier Doncel, de 35 años, sintió "un ataque de ansiedad" y poco antes de apearse del tren en la estación de Córdoba comunicó su queja al revisor "porque hasta ese momento no había aparecido". Según Doncel, lo que obtuvo por respuesta fue que presentara una hoja de reclamaciones, cosa que hizo hoy mismo.

Doncel tomó imágenes de la fiesta y trasladó su malestar a la ONG Nofumadores, que lleva desde 2004 reclamando el derecho a un aire limpio y a que se endurezcan las medidas antitabaco, sobre todo para proteger a los más jóvenes. Su presidenta, Raquel Fernández Megina, ha puesto el grito en el cielo por la "inoperancia" de Renfe a la hora de atajar este episodio de malos humos en el tren de Barcelona a Cádiz, y ha exigido a la empresa que expediente al personal del Torre del Oro por dejación de funciones. "Las mujeres fumaban y bebían mientras el personal permanecía escondido en la cabina sin actuar y sin llamar a la policía".

Fiesta sin mascarillas

"En cuatro horas no se pasaron ni a pedir los billetes", dice la presidenta de Nofumadores y añade: "Los guardias de seguridad, revisores e interventor del tren permitieron una fiesta sin mascarillas y con cigarrillos mientras todos los demás pasajeros del tren sufrían el humo del tabaco. Se incumplieron varias leyes, entre otras la que prohíbe fumar desde 2005 en cualquier medio de transporte público. Esas personas tenían que haber sido inmediatamente expulsadas del tren", sostiene Fernández Megina, que insiste en "la extrema negligencia de los empleados de Renfe, "por inhibirse de forma vergonzosa cuando tenían que haber llamado a la policía, denunciado y haber echado del tren a las infractoras".

Renfe, por su parte, está estudiando el asunto, pero no ha adoptado ninguna medida oficial. "Estamos recopilando toda la información para tomar las medidas que correspondan", ha contestado la compañía a preguntas de este periódico no sin antes señalar que Renfe "no tolera este tipo de actitudes en sus trenes. Cuando se detectan comportamientos incívicos se avisa a los viajeros implicados y si fuera necesario se pone en conocimiento de la policía", lo que, según el pasajero afectado, no hizo.

"Tabacocracia atrasada"

"Que en pleno siglo XXI esto suceda en España muestra como todavía somos una tabacocracia atrasada", reitera Raquel Fernández Megina. El viajero que sufrió un ataque de ansiedad tiene previsto presentar mismo una reclamación oficial. Javier Doncel contactó con la ONG para pedirles ayuda y manifestarles su "estupor" ante lo que tuvo que soportar durante el trayecto Alcázar de San Juan-Córdoba, casi cuatro horas de viaje que compartió con las fumadoras, "un grupo de participantes en una despedida de soltera, que no solo cantaban y bailaban al son de sus móviles, sino que también practicaban botellón con cubatas y fumaban en el interior del tren sin el menor reparo".

 

El pasajero declaró que "la situación me resultó tan surrealista que no supe muy bien cómo actuar. ¿Qué hacer ante gente que no muestra el menor respeto ni consideración hacia el prójimo?". Finalmente se dirigió a las pasajeras, que le espetaron: "Estamos de fiesta, díselo al revisor". Tras varios intentos de encontrar un revisor, Javier llegó a la conclusión de que los revisores, ni estaban ni se les esperaba. Así las cosas, se vio obligado a aguantar una juerga "constante" durante todo el trayecto, en la que se fumaba en pasillos, cuartos de baño y andenes.

Contactar en tiempo real

Nofumadores trató de contactar con Renfe en tiempo real a través del teléfono y las redes sociales. "Lejos de actuar en ese preciso instante y comunicarse con el Intercity infractor, nos instaron a reclamar a través de la página web consintiendo la infracción continuada en el trayecto Barcelona-Cádiz". La asociación publicó el viernes varios tuits en los que reclamaba tanto a la compañía ferroviaria como a la Policía Nacional a tomar medidas, pero cayeron en saco roto. "Resulta lamentable que quienes velamos por la salud pública tengamos que enfrentarnos a empresas e instituciones que sistemáticamente se ponen del lado de un cigarrillo que mata y nos deja indefensos. Renfe debió inmediatamente expulsar a las infractoras del tren y ponerlas a disposición de la Policía Nacional".

Renfe echa humo