lunes. 27.06.2022

Repsol asegura que no hubo peligro para empleados ni población en Puertollano

La directora del complejo petroquímico considera el origen del incendio «un hecho extraordinario»
Columna de humo del incendio originado en un depósito de gasóil del complejo de Repsol. BELDAD

El incendio que sufrieron este lunes dos tanques de almacenaje de combustible del complejo industrial de Repsol en Puertollano (Ciudad Real), no puso en peligro a los trabajadores ni a la población de la ciudad, aseguró ayer la directora de las instalaciones petroquímicas, Rosa Juárez.

La directora del complejo petroquímico de Repsol destacó ayer en una rueda de prensa que «toda la emergencia estuvo confinada en dos tanques dentro de un cubeto, y el resto de instalaciones no sufrieron ningún daño y no hubo situación de peligro ni para los trabajadores ni para la población».

En cuanto al origen del incendio, consideró «un hecho extraordinario» lo ocurrido, ya que aunque se atribuyó en principio al impacto de un rayo en uno de los tanques, el complejo «cuenta con sistemas de protección adecuados para una meteorología de tormenta como la que se produjo el lunes», que en este caso tuvo un fuerte aparato eléctrico.

Por este motivo, la compañía puso en marcha una investigación que, según la directora del complejo industrial de Puertollano «debe llevarnos a la conclusión de cuáles fueron las causas que concurrieron, en medio de una importante tormenta eléctrica, para que se produjera el incendio».

Y añadió que «esa investigación debe llevarnos a determinar las raíces y a afrontar las oportunidades de mejora para que no se vuelva a producir».

Asimismo, Juárez señaló que a pesar de la espectacularidad del siniestro, que generó una gran columna de humo que pudo ser vista en Ciudad Real, a más de 30 kilómetros de distancia, no hizo falta desalojar el complejo petroquímico, aunque si fueron suspendidas las actividades de mantenimiento, según el protocolo.

Juárez hizo estas consideraciones tras la reunión que mantuvo ayer la comisión de seguimiento del Plan de Emergencia Exterior de Puertollano (PEEP), que se elaboró hace unos años tras el accidente que se produjo en la planta de Repsol el 14 de agosto de 2003, cuando hubo una explosión en la Unidad 100 del complejo petroquímico que ocasionó la muerte de nueve trabajadores y causo heridas a otros veintidós.

Este lunes fue la primera vez que el PEEB se ha aplicado en un siniestro real, aunque desde 2006 se vienen realizando simulacros para actuar ante posibles accidente químicos.

Repsol asegura que no hubo peligro para empleados ni población en Puertollano
Comentarios