miércoles. 08.02.2023

Presidentes autonómicos y regionales del PP como Fernando López-Miras, Alberto Núñez Feijóo, Isabel Bonig y Alfonso Alonso han coincidido en expresar su rechazo a las exigencias que Vox ha puesto encima de la mesa para investir a Juanma Moreno como presidente de la Junta de Andalucía, en especial la derogación de las leyes de violencia de género. Según añaden, hay «líneas rojas» que no pueden traspasar y en las que el partido no puede dar un «paso atrás».

Aunque el líder de los ‘populares’, Pablo Casado, ha dicho estas semanas que quiere extrapolar a nivel nacional y a otros territorios el acuerdo del cambio que están negociando en Andalucía, algunos de sus barones territoriales ya alertan de que hay propuestas del partido de Santiago Abascal que no pueden secundar ni plasmar en un documento.

En concreto, Vox trasladó este martes al PP un documento de 19 puntos para apoyar la investidura de Moreno que incluye devolver al Estado las competencias de Educación, Sanidad y Justicia, derogar leyes de género y de memoria histórica, expulsar a 52.000 inmigrantes ilegales y quitar ayudas a asociaciones feministas, entre otras propuestas.

El presidente del Gobierno murciano, Fernando López Miras, ha reconocido que no le «gustan» las reivindicaciones de Vox a cambio de permitir la investidura de Moreno y, de hecho, ha asegurado que él no las «firmaría» en la región de Murcia. En parecidos términos se expresó el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que apostó por «mejorar» y «perfeccionar» las políticas contra la violencia, pero no «derogarlas» o «dejarlas de aplicar». El presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, ha asegurado que algunas de las demandas de Vox «no tienen ni pies ni cabeza», por lo que considera que ni siquiera merece la pena «gastar saliva» hablando de ellas.

Revuelta de los barones del PP contra Casado ante las exigencias de Vox
Comentarios