sábado 10/4/21

El rey mantiene el cortafuegos con su padre pese a los pagos a Hacienda

Con la Fiscalía investigando su negocios opacos, Juan Carlos I trata de evitar un juicio penal
Pedro Sánchez y Felipe VI en el acto del 40 aniversario del 23-F. EMILIO NARANJO

Fue en marzo de 2020 cuando Felipe VI se enteró que era uno de los beneficiarios de la fundación Zagatka, aún hoy activa. Aquello fue el detonante del inédito comunicado que emitió el Palacio de la Zarzuela, en el que el rey se desvinculó públicamente de cualquier actividad de su padre, renunciando a la herencia que podría corresponderle y retirándole la asignación anual de casi 200.000 euros. Dos medidas extremas con las que el monarca intentaba poner un cortafuegos para proteger la institución que comanda.

Hacía ya tiempo que había marcado distancias con su padre, e incluso, lo había alejado de la actividad institucional. En realidad, empezó a hacerlo desde el mismo momento que le cedió el testigo para tratar de achicar la larga sombra de sus conductas. Desde la caída en Botsuana nada es como era pero ahora, además, sobre don Juan Carlos pende la amenaza de verse salpicado por un procedimiento judicial.

Con la Fiscalía investigando su negocios opacos y las presuntas irregularidades financieras que podría haber cometido, el rey emérito trata de redimir sus pecados poniendo en orden sus cosas con Hacienda. Dos regularizaciones fiscales en apenas tres meses con las que Juan Carlos I quiere evitar a toda costa que el Ministerio Público inicie acciones penales contra él. El peor escenario, sin duda, para la Corona, y también para el Gobierno de Pedro Sánchez.

Felipe VI resiste los embates mientras guarda silencio sobre los últimos movimientos de su progenitor. Desvincularse y diferenciarse de algunos comportamientos del pasado de su padre es uno de los empeños principales del monarca, que ha fijado la ejemplaridad y la transparencia como dos pilares fundamentales de su reinado. En su discurso de Navidad volvió a condenar la conducta del emérito al asegurar que los principios morales y éticos «nos obligan a todos sin excepciones» y que están por encima «de los lazos familiares». Las regularizaciones fiscales no han cambiado nada.

El rey mantiene el cortafuegos con su padre pese a los pagos a Hacienda
Comentarios