domingo 28/2/21

Salvan a migrantes a cientos de kilómetros de la costa

Un petrolero aguarda junto a un cayuco a que llegue el rescate
El cayuco en el que llegaron los migrantes, varado en una playa de Fuerteventura . QUIQUE CURBELO

Salvamento Marítimo desembarcó en Gran Tarajal, al sureste de Fuerteventura, a 55 inmigrantes a quienes avistó horas antes un avión del Sar cuando navegaban en una lancha neumática a 65 kilómetros al sur de esta localidad del municipio de Tuineje. Además, han tomado tierra en el muelle grancanario de Arguineguín otras 18 personas de origen subsahariano que fueron rescatadas también este jueves por Salvamento Marítimo de un cayuco a 413 kilómetros al sur de Gran Canaria, después de que un petrolero avisara de su presencia.

Según ha informado el 112, la primera expedición de inmigrantes que ha llegado en las últimas horas a Canarias la conformaban 49 hombres, 4 mujeres y dos menores. Todos ellos fueron asistidos a su llegada a Gran Tarajal por personal del SUC y Cruz Roja y uno de ellos tuvo que ser trasladado a un centro sanitario por presentar patologías leves.

El tipo de embarcación y el número ocupantes de la lancha neumática coinciden con una alerta activada este mismo jueves, cuando la ONG Caminando Fronteras avisó de que había salido una neumática desde El Aaiún (Sahara Occidental) rumbo a Canarias con entre 54 y 58 personas.

La neumática navegaba muy despacio cuando fue detectada por el avión del Sar, que ha facilitado una foto en la que se aprecia que apenas quedaba espacio a bordo, hasta el punto de que varios de los inmigrantes llevaban las piernas por fuera de sus costados.

El cayuco en el que iba la segunda expedición, la que ha arribado tenía quince metros de eslora y fue localizado por el petrolero STI Sanctity, de 250 metros, que permaneció a su lado hasta que llegó el barco de rescate de Salvamento.

Tras unas diez horas de navegación para ir a su encuentro, la Guardamar Polimnia recogió a los inmigrantes, todos hombres adultos y los ha desembarcado este viernes en el puerto de Arguineguín.

El Secretariado de Migraciones de la Diócesis de Canarias va a presentar una queja al Defensor del Pueblo sobre el nuevo centro de atención temporal de extranjeros (CATE) de Barranco Seco (Gran Canaria), porque considera que repite irregularidades que llevaron al cierre del campamento de Arguineguín, en particular detenciones que superan las 72 horas.

El letrado que asesora a este departamento del Obispado de Canarias, Daniel Arencibia, ha explicado a Efe que él puede documentar directamente el caso de un joven marroquí al que asistió para que pudiera salir del CATE de Barranco Seco después de nueve días, cuando nadie puede estar detenido en España más de tres si no es puesto a partir de ese plazo a disposición de un juez.

Arencibia subraya que le consta que no se trata de un caso aislado, pero, además, invita a hacer una operación matemática: si la última patera llegada a Gran Canaria (sin contar la de esta madrugada, con 18 ocupantes) fue rescatada el 10 de enero y traía a 40 inmigrantes, ¿cómo es posible que el CATE haya más de 200 hoy, cinco días después (250, ha confirmado a Efe Interior)?

Un portavoz del Ministerio ha reconocido que varias de los de los inmigrantes que están en este momento en Barranco Seco, en tiendas de campaña, llevan allí más de 72 horas, pero ha enfatizado que a partir de ese tiempo no están detenidos, sino que su estancia se prolonga por el protocolo de prevención de la covid-19, porque son «contactos estrechos de positivos». Interior asegura que están informadas de su situación «en todo momento» y saben que son libres de irse a partir de las 72, salvo que se les aplique una restricción de índole sanitario.

Salvan a migrantes a cientos de kilómetros de la costa