domingo 24/10/21
Debate de investidura

Sánchez amarra la investidura tras una tormenta parlamentaria inédita hasta ahora

Los líderes de PP, Vox y Cs acusan al candidato a la presidencia del Gobierno de llevar «al abismo» la unidad de España
El candidato a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una de sus intervenciones ayer en la sesión de investidura en el Congreso. EMILIO NARANJO

Pedro Sánchez no tenía dudas de que Esquerra Republicana iba a mantener su colaboración, pero una sensación de alivio se instaló en los escaños socialistas al conocerse al filo del mediodía que los republicanos mantenían su abstención, imprescindible para que la investidura salga adelante el próximo martes. Los números que deberían reflejar ese día el marcador del Congreso son 167 votos a favor del candidato socialista, 165 en contra porque a última hora Coalición Canaria pasó de la abstención al ‘no’, y 18 abstenciones. Una igualdad que augura una votación de infarto y que se reflejó ayer en un debate áspero, pero de escasa altura, y con mucha descalificación y escasa argumentación.

El diputado de Teruel Existe salió pasmado por la dureza del debate. Era su estreno, y Tomás Guitarte decía en los pasillos de la Cámara que estaba «escandalizado por el lenguaje» empleado en el hemiciclo. «Los ciudadanos no entienden muy bien estas cosas, pero me han dicho que es lo que pasa y hay que aguantar», comentaba entre resignado y enfadado. No era para menos, incluso entre diputados bregados en estas lides se reconocía que los enfrentamientos de Pedro Sánchez con Pablo Casado, Santiago Abascal e Inés Arrimadas habían sido de un voltaje que no se recordaba. «Trata mejor a los independentistas que a los constitucionalistas», le afeó la líder de Ciudadanos. En resumen, fue una auténtica tormenta parlamentaria, que preludia una legislatura de pedernal.

Pese a las grises perspectivas legislativas para el día después de la investidura, el candidato socialista y su grupo acudieron al duelo reconfortados por la seguridad del éxito. Esquerra había dado garantías a Sánchez de que no habría sorpresas en la convocatoria extraordinaria de la dirección de su partido en Barcelona, y así fue. El vicepresidente del Govern y coordinador de los republicanos, Pere Aragonès, anunció tras la reunión que mantenían «la apuesta por la vía política», y que «la negociación, la mesa de diálogo y la consulta no van a desaparecer» a pesar del «golpe de Estado» protagonizado, a su entender, por la Junta Electoral Central al acordar la inhabilitación del presidente de la Generalitat tras ser condenado por desobediencia por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Puesta esta vela al candidato socialista, Esquerra puso otra a Quim Torra al respaldar ayer mismo en el Parlamento catalán una resolución para ratificar al presidente catalán en su cargo. Una iniciativa firmada por las tres fuerzas soberanistas, JxCat, ERC y la CUP, y que incluyó además todas las joyas del discurso soberanista, «fin de la represión, reconocimiento del derecho a la autodeterminación del pueblo de Cataluña, amnistía de los presos, libre retorno de los exiliados».

DOS FRENTES

La investidura se dirimió ayer en dos frentes, el de Barcelona, del que el PSOE salió airoso, y el del palacio de la carrera de San Jerónimo en Madrid, en la que Sánchez salió con más de un rasguño en sus cuerpo a cuerpo con los líderes del PP, Vox y Ciudadanos. Casado, Abascal y Arrimadas siguieron un mismo hilo argumental, las «mentiras» del líder socialista y su empeño en llevar «al abismo» la unidad de España.

Y es que el debate catalán y el acuerdo alcanzado con Esquerra fagocitó el pacto de gobierno de PSOE y Unidas Podemos que, en teoría, debería haber sido el eje del debate de investidura. La oposición conservadora, a la luz de las intervenciones de sus líderes, pareció estar más dispuesta a asumir una «España roja» que una «España rota», como dijo allá por 1935 en este mismo Congreso el diputado de la derecha José Calvo Sotelo, asesinado en los albores de la Guerra Civil. De nada sirvieron las admoniciones de Sánchez. «No se va a romper España y no se va a romper la Constitución. Lo que se va a romper es el bloqueo» o «no estamos en vísperas del apocalipsis».

Era de esperar que la calculada ambigüedad del texto pactado por los socialistas con Esquerra proporcionara munición suficiente a Casado, Abascal y Arrimadas, y así fue. Se habló poco de fiscalidad o de macroeconomía, nada de cultura, y apenas de educación y de medio ambiente

El reverso de la moneda estuvo en los amables duelos con Pablo Iglesias -«Pedro, es un honor caminar junto a vosotros en esta coalición histórica»-. Y también con Gabriel Rufián, con el que Sánchez se limitó a ratificar su acuerdo y a limar alguna diferencia. «Si no hay mesa de diálogo, no habrá legislatura», avisó el portavoz republicano, y Sánchez, de inmediato, respondió que «la comisión se va a crear, no vamos a tener problema por esta parte». «Hablemos, dialoguemos», redondeó Rufián.

Sánchez amarra la investidura tras una tormenta parlamentaria inédita hasta ahora
Comentarios