lunes. 08.08.2022

El escepticismo es legítimo. La propia Yolanda Díaz lo alimentó hace apenas una semana, cuando descartó que Sumar, la plataforma ciudadana que promueve, llegue a tiempo para concurrir a las elecciones municipales de mayo de 2023. No ayudan las continuas zancadillas del exsecretario general de Podemos, Pablo Iglesias, los evidentes choques con la actual dirección de los morados ni lo mucho que ella misma ha tardado pulsar el botón de arranque del «proyecto de país» que dijo que se lanzaba a «levantar ya» hace casi un año. Pedro Sánchez, sin embargo, da por sentado que la vicepresidenta segunda del Gobierno logrará culminar con éxito la construcción de una candidatura para concurrir a las próximas generales. «Sin lugar a dudas», afirmó en una conversación informal con los periodistas que le acompañan en su gira por los Balcanes.

El presidente del Gobierno cree que así será y, en cierto modo, también lo desea. Siempre ha reconocido que el PSOE necesita que el espacio político a su izquierda llegue fuerte a los próximos comicios, a finales de 2023, porque volverá a precisar su apoyo si quiere seguir en la Moncloa; más aún ante la perspectiva de un PP que ha empezado a coger vuelo en las encuestas tras el cambio de liderazgo interno y la rotunda victoria en Andalucía. Las posibilidades de que los socialistas logren la mayoría absoluta son nulas y Sánchez sabe que estará obligado a firmar un nuevo matrimonio de conveniencia por más quebraderos de cabeza que le haya dado el actual.

Después de haber superado un periodo de sesiones complejo, con votaciones de infarto, y haber revertido el desánimo que generó entre los suyos la derrota andaluza con su nuevo discurso contra «los poderosos», la lectura del presidente es que, en realidad, las cosas no han ido tan mal con sus socios. «Empatizo con un Gobierno que ha vivido situaciones extremas; su trabajo es bastante positivo», argumentó para relativizar los inconvenientes de un ruido que ha pedido rebajar y del que también se quejan sus barones.

Sánchez confía en que Yolanda Díaz llegue ‘viva’ a las generales