lunes. 30.01.2023

Sánchez y Feijóo se lanzan al 28-M con diagnósticos de la economía antagónicos

El Gobierno pronostica que 2023 será «mejor» y el PP ironiza: «Mal tiene que verlo» para centrar «el combate» aquí

El recién iniciado 2023, año electoral de principio a fin si no media un adelanto de las generales, «va a ser mejor» para la situación económica del país que 2022, pronosticó ayer el Gobierno por boca del titular de la Presidencia, Félix Bolaños, quien tiró de memoria juvenil para comparar a Alberto Núñez Feijóo con Pierre Nodoyuna —un popular, tramposo y desventurado personaje de dibujos animados— exigiéndole que deje de sembrar «el miedo». Que le hagan esa previsión optimista a las familias que no llegan a fin de mes, vino a retarle Cuca Gamarra. «Esta cuesta de enero será para todos menos para Sánchez y sus ministros, que siguen disparando gastos y subiendo impuestos», opuso la secretaria general de los populares. Se acabó la tregua navideña. El Gobierno y el líder de la oposición se lanzan ya a la carrera preelectoral y lo hacen con dos diagnósticos antagónicos sobre el devenir de lo que seguramente más toca a la ciudadanía: la salud de sus bolsillos.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez y el partido de Núñez Feijóo han abierto este nuevo y decisivo año para sus aspiraciones políticas con dos lecturas distintas sobre sus expectativas en las urnas y dos estrategias que, hoy, no convergen en ningún punto que pueda alentar algún pacto de Estado. Siguen enfrentados en el conflicto por antonomasia de esta legislatura —la frustrada renovación del Consejo General del Poder Judicial—, se ha roto la complicidad entre las dos grandes fuerzas españolas a la hora de afrontar las pulsiones independentistas en Cataluña y, si no ha existido consenso alguno para afrontar el impacto de la guerra en Ucrania, nada apunta a una mínima previsión común sobre la evolución inmediata del contexto socioeconómico.

Donde el Gobierno cree que «lo mejor está por llegar» apoyándose tanto en los 470. 000 empleos creados en un año cuesta arriba por la invasón rusa como en la contención de la inflación, los populares niegan la mayor — «¿Pero hay crisis o no hay crisis?», desafían fuentes de Génova— e ironizan con que «si todo fuera tan bien, Sánchez no habría copiado, tarde, nuestras medidas»; una alusión a la rebaja del IVA de alimentos básicos o el cheque a las hogares con rentas más limitadas.

Con todas las encuestas, salvo el CIS, dándole por debajo del PP ante las generales y con apreturas en las autonomías en manos del PSOE, la estratategia de Sánchez en este nuevo curso que es, a la vez, banderazo de salida para el ciclo electoral, pasa por tratar de acallar todo el ruido generado por la gestión compartida con Unidas Podemos y los pactos con el independentismo. Y centrarse en el estímulo de una percepción favorable sobre la evolución económica y las bondades de los planes anticrisis gubernamentales, yendo al cuerpo a cuerpo con el PP. Bolaños lo ensayó ayer en una comparecencia en la que ahondó en la táctica de poner en duda la solvencia del PP de Feijóo como gestor -ese Pierre Nodoyuna de la comparación-, al tiempo que incidía en la segunda línea argumental de la Moncloa y los socialistas: el líder de la oposición no solo le niega el pan y la sal al Gobierno en el combate contra los apuros derivados, sobre todo, del alza de los precios, sino que, en realidad y según acusó el ministro, lo que desean los populares es que «no vayan bien las cifras económicas y de empleo».

«Por eso -interpretó-, está trabajando siempre para bloquear, para no llegar a ningún acuerdo, para tratar de impedir que nuestro país siga avanzando». El martillo del Ejecutivogolpeó una y otra vez sobre ese mismo clavo: lo que persigue Feijóo es meter «miedo» a la ciudadanía con unos «augurios, vaticinios y profecías» que, a ojos del titular de la Presidencia, no se han cumplido porque no ha habido un «otoño negro». «No van a arrebatarnos el optimismo y la alegría de saber que pertenecemos a un país que cada día es mejor», remató.

Sánchez y Feijóo se lanzan al 28-M con diagnósticos de la economía antagónicos
Comentarios