sábado 16/1/21

Sánchez intenta aplacar los temores internos y promete hacer cumplir la Constitución

«Hoy estamos continuando la mejor tradición del PSOE», esgrime en un acto virtual convocado tras las críticas
Pedro Sánchez, ayer, en el video mitin que dirigió a su partido. EVA ERCOLANESE
Pedro Sánchez, ayer, en el video mitin que dirigió a su partido. EVA ERCOLANESE

Pedro Sánchez sigue intentando aplacar los temores expresados por dirigentes históricos del PSOE ante la alianza presupuestaria con Esquerra Republicana de Catalunya y EH-Bildu. Una semana después de haber remitido una carta a la militancia en la que ya defendió su estrategia, el presidente del Gobierno se dirigió ayer por video mitin a su partido para insistir en que, ante la mayor crisis vivida en la España democrática, la aprobación de las Cuentas públicas resulta fundamental. «Hoy -adujo- estamos continuando la mejor tradición del PSOE».

En la dirección del partido gubernamental aseguran estar tranquilos con su decisión y minimizan, desde hace tiempo, el impacto que puedan tener entre los suyos las declaraciones de dirigentes históricos como Alfonso Guerra o Juan Carlos Rodríguez Ibarra o incluso de barones considerados críticos como el castellano-manchego Emiliano García-Page o el aragonés Javier Lambán. Pero la actuación del jefe del Ejecutivo indica lo contrario.

El acto virtual protagonizado por Sánchez desde Ferraz bajo el título La España que nos merecemos 2021-2026 ni siquiera estaba previsto. Fue convocado el viernes por la tarde, solo un día después de que Felipe González dijera en Onda Cero que el nunca daría a EH-Bildu «capacidad de interlocución en un proyecto de medio y largo plazo para España» o que «la composición de las mayorías actuales [con las fuerzas independentistas] tiene implícitas unas contradicciones que no permiten hacer un proyecto de país», y de que la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, anunciara que no apoyará unos Presupuestos del gusto de Podemos y los secesionistas.

Niega la mayor

El PSOE niega que haya otorgado al partido de Arnaldo Otegi un papel tan relevante como el temido por el expresidente del Gobierno y exsecretario general socialista y argumenta que el apoyo a los Presupuestos no compromete la acción del Ejecutivo más allá de lo fijado en las propias cuentas. Sin embargo, su socio de coalición, Pablo Iglesias, sí ha celebrado en varias ocasiones, desde que el exdirigente de Batasuna anunció posición para la votación que tendrá lugar este próximo jueves, la trascendencia de ese paso para la «dirección de Estado».

Sánchez, que en las últimas semanas ha recibido el respaldo de la Ejecutiva socialista a su gestión pero no ha convocado al Comité Federal del partido, se esmeró hoy en contrarrestar las connotaciones de ese discurso.

Si en la carta del día 19 a los militantes se limitó prácticamente a cargar contra la derecha, acusándola de «desviar la atención hacia polémicas artificiales y noticias inventadas», en su intervención telemática de este sábado buscó dar más tranquilidad. «Queremos que quienes se sienten extraños de un proyecto común para España se incorporen a esta España amplia y plural que estamos construyendo», dijo por un lado. en una alusión velada a los independentistas Pero a continuación añadió: «Mientras el PSOE empuñe el timón del Gobierno, la Constitución regirá en España de un punto a otro y de principio a fin».

Defensa constitucional

El mensaje iba dirigido a quienes recelan del protagonismo cobrado por las fuerzas secesionistas pero también del papel que pueda desempeñar desde el partido Unidas Podemos, un partido que creció bajo la consigna de que la democracia española es heredera del franquismo y hay que derribar el «régimen del 78» y con él la Corona como figura emblemática. «La hoja de ruta que nos guiará los próximos años pasa -aseguró- por defender las instituciones de nuestra Constitución democrática esforzándonos por dotarlas de la máxima ejemplaridad».

También blandió, por otro lado, la Carta Magna para defender, aun sin citarla de manera expresa, la polémica eliminación del español como lengua vehicular de la enseñanza en la nueva ley de educación. Una medida que igualmente ha levantado ampollas en algunos sectores del PSOE. En su alocución adujo que el pacto constitucional «reconoce y ampara la pluralidad y la diversidad territorial de las regiones y nacionalidades» de España y que «todos los idiomas de nuestro país» han de ser considerados como un «activo». «Si hemos gobernando tanto tiempo y tantas veces es efectivamente porque este es el partido que más se parece a España y que mejor conoce a España; lo somos porque nos inspiramos en los ideales de la izquierda». Sánchez también trató de refutar la idea de que carece de proyecto para el país. Es más, defendió que precisamente los Presupuestos de 2021 son necesarios porque, gracias a los fondos de recuperación de la UE, permitirán activar toda una agenda transformadora que a punto ha estado de llevarse por delante la pandemia. Llegó a decir que las Cuentas abren una oportunidad de «cambiar definitivamente la historia de España». «Por primera vez -remachó- España está en condiciones de subirse a la revolución industrial».

Sánchez intenta aplacar los temores internos y promete hacer cumplir la Constitución
Comentarios