miércoles. 30.11.2022

Sánchez llama a «escuchar» al socialismo

El nuevo secretario general confía en recuperar la confianza de los españoles para cambiar el país . A los delegados les dice que han «refrendado el cambio de abajo a arriba que necesita el PSOE» . Se compromete a devolver el protagonismo a los militantes y a rendirles cuentas una vez al año.
Pedro Sánchez y Alfredo Pérez Rubalcaba reciben el aplauso de los delegados asistentes al congreso extraordinario.

El recién proclamado secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, llamó ayer a los españoles a «escuchar», «atender» y «observar» a los socialistas, convencido de que cuando lo hagan volverán a confiar en la «enorme palanca de transformación que representa» su partido para «cambiar España».

«Voy a pedir que escuchen lo que decimos, que atiendan a lo que proponemos y que observen lo que hacemos, cuando hagan eso volveremos a recuperar la confianza de los españoles y haremos que cambie el país», ha prometido Sánchez en su primer discurso tras ser proclamado secretario general en el congreso federal extraordinario del PSOE.

Ante unos 3.000 asistentes al cónclave, el líder socialista ha reivindicado al PSOE como el partido de la «izquierda que cambia España», el que «ganará a la derecha» y el que hará un país «más justo igualitario y solidario».

Para ello ha llamado a los suyos a «apretar el paso», porque hay «millones de personas que necesitan un PSOE renovado», que no se «conforma con protestar».

«Con esa convicción me presenté, porque cambiando el PSOE empezamos a cambiar España y ya hemos dado el paso decisivo», ha aseverado.

En su intervención, Sánchez ha renovado su compromiso de ser un secretario general que esté «poco en Ferraz y mucho en los territorios con los militantes de base» y ha prometido que no le va a «temblar el pulso al echar del partido a un corrupto», en su idea de instaurar la «honradez intransigente».

Tras insistir en que la gente pide a los socialistas que estén «más en la calle» y que piensen «más en sus problemas», ha exigido a los presentes que empiecen a «hablar más de los españoles y lo justo del PSOE».

«Hoy no empieza todo, pero empiezan muchas cosas», ha señalado Sánchez, tras unas palabras de reconocimiento a la «dedicación» y el «compromiso» de su predecesor, Alfredo Pérez Rubalcaba, de quien ha dicho que ha hecho un «gran servicio al país y al partido en un momento muy complicado»

«Formas parte de lo mejor del socialismo en España y vas a formar parte de los mejor del socialismo en España», ha afirmado Sánchez dirigiéndose a Rubalcaba entre aplausos de los delegados.

También ha tenido palabras de agradecimiento a las «mareas ciudadanas que inundan las calles por precisamente defender lo que hemos construido los socialistas».

A los delegados que han ratificado la elección que hicieron los militantes el pasado 13 de julio de Sánchez como secretario general, les ha dicho que han «refrendado el cambio de abajo a arriba que necesita el PSOE» y por el que apostaron «con fuerza» los afiliados.

Ante los delegados e invitados al congreso se ha comprometido asimismo a devolver el protagonismo a los militantes de base, a rendir cuentas una vez al año ante ellos en todos los territorios, a abrir las agrupaciones y a celebrar asambleas abiertas.

«Quiero un partido socialista que responda con el mismo pulso que tiene ahora España; la sociedad española ya no va a aceptar un partido que no sea plenamente democrático y voy a dedicar todo mi esfuerzo a devolver la esperanza al país», ha proclamado el nuevo líder del PSOE, convencido de que «entre todos» podrán conseguir una «mayoría social de progreso que ponga fin a los gobiernos de la derecha».

En su discurso, ha propuesto a los militantes «dejar de contar los votos» que pierde el PSOE y empezar a contar los que van a recuperar «siendo fieles» a sus principios y valores: la «igualdad», la «justicia social» y la «libertad».

La despedida

El hasta ayer líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, se despidió de este cargo mostrando su apoyo «incondicional» a Pedro Sánchez, instando a que el partido practique principios como los de la lealtad y la ejemplaridad, y apostando por la vía federal como la única posible ante el debate territorial.

En su intervención en el Congreso extraordinario, muy emocionado ante la ovación de sus compañeros, ha garantizado que nunca abandonará su compromiso político y será socialista hasta el final de sus días.

Rubalcaba ha subrayado que ha servido al PSOE y a España con todas sus fuerzas y ha lamentado que muchos ciudadanos hayan dejado de creer en la política justo cuando cree que la necesitan más que nunca para solucionar sus problemas.

«Abandono la primera línea política, pero nunca abandonaré mi compromiso político. Soy socialista y lo seré hasta el final de mis días», ha afirmado vehementemente.

El dirigente socialista hizo un breve repaso de la gestión de la Ejecutiva saliente y destacó el trabajo que se llevó a cabo para la Conferencia Política que acordó propuestas «radicalmente reformistas» en política económica y social. También en lo relativo al debate territorial, alusión que le llevó a asegurar que la reforma federal que plantea el PSOE se va abriendo paso entre las iniciativas de «ruptura e inmovilismo» que otros defienden porque la de los socialistas es audaz y se fundamenta en el pacto. Esa reforma cree que servirá no sólo para el problema de Cataluña, sino para todas las comunidades.

Apartado especial dedicó para hacer a los suyos la petición de que pongan en práctica los principios del partido. En ese sentido, precisó que no basta con tenerlos, sino que hay que practicarlos, y, entre los principios que ha instado a evidenciar citó la lealtad, la coherencia (pero sin dogmatismo, precisó), así como la honestidad, la austeridad y el compañerismo.

Sánchez llama a «escuchar» al socialismo
Comentarios