jueves 14.11.2019

Sánchez, el primer candidato de la democracia que no consigue ser investido

Logra sólo un voto más que en la anterior ronda: Coalición Canaria se suma al PSOE y Ciudadanos. El líder socialista obtiene 131 síes
Sánchez, el primer candidato de la democracia que no consigue ser investido

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, se ha convertido hoy es el primer candidato de la historia democrática que fracasa en su intento de ser investido presidente del Gobierno, al no obtener el respaldo del Congreso de los Diputados ni en primera ni en segunda votación.

A Sánchez le bastaba hoy con conseguir la mayoría simple -más síes que noes- y ha obtenido 131 votos a favor y 219 en contra, un voto afirmativo más que el pasado miércoles, cuando requería mayoría absoluta para ser designado jefe del Ejecutivo al sumarse a los 90 votos del PSOE y los 40 de Ciudadanos el "sí" de la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas. Como se esperaba, el resto de grupos han votado en contra.

Sánchez, ha acusado al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, de haber traicionado a sus votantes y de ser el "responsable último y único" de que Mariano Rajoy siga siendo presidente del Gobierno. Al finalizar el debate en el que la mayoría del Congreso ha rechazado la investidura de Sánchez como presidente del Gobierno, el secretario general del PSOE ha asegurado que seguirá trabajando por lograr una mayoría que propicie el cambio.

"Hoy es un punto y aparte", ha dicho Sánchez tras lamentar que España no tenga gobierno porque el PP y Podemos hayan bloqueado su investidura.

El presidente del Congreso, Patxi López, ha informado por teléfono al Rey del resultado de la segunda votación del debate de investidura, en la que el candidato socialista a la Presidencia, Pedro Sánchez, no ha conseguido la confianza de la Cámara, y el lunes se reunirá con el jefe del Estado en Zarzuela.

Fuentes parlamentarias han confirmado que López ha comunicado ya al jefe del Estado la investidura fallida de Sánchez, al obtener 131 votos a favor y 219 en contra, mientras la Casa del Rey ha anunciado oficialmente que el presidente de las Cortes será recibido por don Felipe el lunes a las 13:00 horas en el Palacio de la Zarzuela.

El pleno celebrado hoy en el Congreso cumple con el precepto constitucional que prevé una segunda votación en caso de que el candidato propuesto por el Rey no hubiera logrado el respaldo de la mayoría absoluta de la Cámara, lo que sucedió el miércoles pasado. Tras la investidura fallida de Sánchez, a partir de ahora se abre un período en el que el Rey actuará conforme a lo establecido en el artículo 99 la Constitución, una situación inédita en la democracia española porque nunca antes había fracasado la investidura de un candidato a presidente en la segunda votación, que la Constitución prevé celebrar 48 horas después de la primera.

Le corresponde a don Felipe proponer, en su caso, a un nuevo candidato, que debería ser elegido por el Congreso siguiendo el mismo procedimiento que ha culminado hoy, eso sí, antes de que pasen dos meses de la primera votación, esto es, el próximo 2 de mayo. En caso contrario, se convocarán nuevas elecciones, siempre de acuerdo con lo establecido en el artículo 99 de la Carta Magna.

Ha sido una sesión azarosa y el presidente del Congreso, Patxi López, ha tenido que emplearse a fondo, minutos antes de que comenzara la segunda votación para la investidura de Pedro Sánchez, ante la pretensión de varios diputados de reclamar el turno de palabra apelando al derecho de alusión.

López ha tenido que enfrentarse con el portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta; el del grupo popular, Rafael Hernando, y con el de ERC, Joan Tardá, en una trifulca a varias bandas en la que los nueve diputados independentistas catalanes incluso han amagado con abandonar el pleno.

Si ya en el primer pleno López tuvo un rifirrafe a cuenta de las alusiones, en esta ocasión la trifulca se ha extendido hasta el punto de que el presidente del Congreso se ha quejado del "filibusterismo" parlamentario al que algunos pretende recurrir para volver a intervenir cuando no están en el uso de la palabra.

Ha empezado la bronca cuando Girauta ha pedido intervenir acogiéndose al artículo 71.3 del reglamento con el argumento de que el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, había faltado al decoro y a la dignidad de su partido diciendo que nunca habían condenado el franquismo. Tras un tira y afloja entre Girauta y López a cuenta de esta petición, el presidente del Congreso finalmente ha dejado "30 segundos" al portavoz de Ciudadanos para expresar su queja. En ese momento, el portavoz del PP, Rafael Hernando, también ha pedido la palabra para regañar al presidente del Congreso, al que ha recordado que en este debate no hay turno para réplica tras las intervenciones de los grupos. Incluso le ha recordado que lleva muy poco tiempo en el Congreso y que en todo este tiempo se había mostrado "como un verdadero arbitrario". Y se ha ofrecido a explicarle el procedimiento. "Si me deja usted y no me interrumpe", le ha dicho, lo que ha motivado el enfado del presidente.

López le ha señalado que conocía perfectamente el parlamentarismo y ha pedido respeto para la Presidencia, después de asegurar que el reglamento recoge la posibilidad de conceder un turno por alusiones si se ha producido alguna falsedad o un juicio de valor. "No intente interpretar el reglamento, no intente retorcerlo", ha espetado López a Hernando, a quien ha retirado el uso de la palabra pese a que el portavoz del PP ha estado varios minutos gesticulando y protestando.

Hernando quería que se eliminara del diario de sesiones unas palabras del portavoz del PSOE, Antonio Hernando, sobre el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, pero López ha determinado que no había lugar al turno de alusiones. "Ya sé que hay mucha gente acostumbrada a usar esta especie de filibusterismo parlamentario para tener la palabra cuando no le corresponde", le ha reprendido el presidente del Congreso, ante lo que Hernando ha alegado que Löpez había hecho "un uso abusivo del reglamento". Justo cuando parecía que se aplacaba la tensión ha pedido la palabra el portavoz de ERC, Joan Tardá, para intentar responder a Girauta, y también se ha sumado a él Gabriel Rufián. "No tienen la palabra y menos de dos en dos", ha zanjado López, que ha tenido que llamar al orden a Tardá en una ocasión. Los nueve diputados de ERC han amagado con irse mientras Tardá, a voz en grito pero con el micrófono desactivado, protestaba por no poder replicar al portavoz de Ciudadanos. Algo que ha aprovechado para hacer cuando ha sido nombrado durante la votación. Antes de decir que no apoyaba a Pedro Sánchez, se ha podido escuchar a Tardá diciendo "Girauta miente".

Fue el segundo asalto para Pedro Sánchez, que es también el tercer candidato de la historia reciente que ha tenido que acudir a una segunda votación para intentar conseguir su objetivo, después de Leopoldo Calvo Sotelo en 1981 y José Luis Rodríguez Zapatero, en 2008, aunque a diferencia de Sánchez ambos sí alcanzaron la Moncloa.

Con la investidura frustrada de Pedro Sánchez se abre ahora un periodo de dos meses en el que si nadie es investido se convocarán nuevas elecciones generales para el próximo 26 de junio.

Sánchez, el primer candidato de la democracia que no consigue ser investido