sábado 27/11/21
                      CON JAVIER IZQUIERDO EN LA MESA. Alfonso Rodríguez, Santos Cerdán, Cristina Narbona, Pedro Sánchez, Adriana Lastra y Javier Izquierdo ayer, en la mesa que preside la primera reunión de nueva Ejecutiva Federal del PSOE. FERNANDO ALVARADO
CON JAVIER IZQUIERDO EN LA MESA. Alfonso Rodríguez, Santos Cerdán, Cristina Narbona, Pedro Sánchez, Adriana Lastra y Javier Izquierdo ayer, en la mesa que preside la primera reunión de nueva Ejecutiva Federal del PSOE. FERNANDO ALVARADO

Pedro Sánchez reconoció ayer que el PSOE necesitará que el espacio a su izquierda aguante. El presidente del Gobierno, que refirió a Yolanda Díaz como «una muy buena ministra», es consciente de que necesita que Unidas Podemos resista en las urnas para poder formar gobierno de nuevo. Ayer, Sánchez apostó porque haya una unión a la izquierda del PSOE, como pretende Yolanda Díaz, para que el «espacio progresista» tenga una mayor representación parlamentaria en España.

«Creo que sería importante que se diera ese proceso de unión en ese espacio a la izquierda del PSOE porque al final el sistema electoral en nuestro país penaliza la división», dijo.

Además, Pedro Sánchez aseguró que el Congreso ha sido el cónclave de la unidad, «no sólo de los liderazgos que componen la dirección del partido, sino en torno también al liderazgo de una ideología que se está reivindicando como una salida justa y eficiente en términos económicos a la crisis del covid» y negó que exista el ‘sanchismo’, que algunos dan por enterrado tras la cita en Valencia.

«Siempre reivindico que no hubo entonces ni felipismo ni zapaterismo ni hoy hay sanchismo: lo que hay es socialismo y socialdemocracia», recalcó.

El PSOE inició ayer una nueva etapa con la primera reunión de la Ejecutiva Federal recién elegida en el 40 Congreso del partido, con la consigna de llevar a los territorios «el buen trabajo del Gobierno» de Pedro Sánchez y «comunicarlo bien» ante las próximas citas electorales.

El presidente del Gobierno y secretario general de los socialistas presidió esta primera reunión de la nueva Ejecutiva en la sede del PSOE, en Ferraz, donde fue recibido entre aplausos de todos sus miembros.

Si el cónclave de la «unidad», sirvió para cerrar las heridas internas, integrar a las distintas familias y corrientes socialistas y hacer piña en torno a Sánchez, la consecuencia es la nueva Ejecutiva, de 42 miembros frente a los 46 de la anterior, en la que están representados todos los territorios y que fue elegida con un 94,94 % de apoyos, el respaldo más elevado obtenido en la etapa de Sánchez como secretario general del PSOE.

Con un 60 % de mujeres y una media de edad de 47 años (10 menos que la saliente), la nueva Ejecutiva incluye a seis ministros: Félix Bolaños (Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática), Carolina Darias (Sanidad), Diana Morant (Ciencia e Innovación), María Jesús Montero (Hacienda), Isabel Rodríguez (Política Territorial y portavoz del Gobierno) y Pilar Alegría (Educación y Formación Profesional).

Es una prueba de la conexión que habrá entre el Gobierno y el partido, como ha atestiguado el nuevo portavoz de la Ejecutiva, Felipe Sicilia, al mencionar algunas de las consignas recibidas por Sánchez para esta nueva etapa.

«Que llevemos al territorio fundamentalmente el buen trabajo del Gobierno, que seamos capaces de comunicarlo bien, que podamos trasladar a los ciudadanos el magnífico trabajo del Gobierno y sobre todo que seamos capaces de escuchar a los ciudadanos de nuestro país, ver cuáles son sus demandas, sus necesidades», explicó en rueda de prensa.

Todo ello en medio de la amenaza electoral que puede suponer el proyecto de la vicepresidenta segunda del Gobierno de coalición y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de Unidas Podemos, que reafirmó ayer su intención de promover una plataforma de izquierdas situada más allá del PSOE.

«Respeto el trabajo de otras fuerzas políticas, pero lo que nos preocupa es el trabajo del PSOE. Trabajamos para obtener una mayoría amplia», dijo.

«Queremos que le vaya bien a los partidos de izquierdas porque somos de izquierdas, pero nuestro trabajo es reforzar al partido», insistió.

Sánchez reconoce que el PSOE necesitará que Podemos aguante en las urnas para gobernar
Comentarios